ETA

Absuelven por falta de pruebas a Txeroki, exjefe de ETA, de un atentado con coche bomba en Bilbao en 2002

La Fiscalía pedía 32 años de cárcel para Txeroki, pero la Audiencia considera que no hay ninguna prueba directa que demuestre que participase en el atentado.

El etarra 'Txeroki'

El etarra 'Txeroki' EFE

Publicidad

Este lunes, la Audiencia Nacional ha absuelto al que fuera jefe militar de la banda terrorista de ETA, Garikoitz Aspiazu Rubina, más conocido como Txeroki, de un atentado cometido en Bilbao, con un coche bomba, en 2002. Así lo ha decidido la Justicia, al no haber pruebas suficientes que demuestren la participación del acusado, detenido en 2008.

El tribunal considera que la prueba de carga existente contra el exjefe militar es "insuficiente" para dar por hecho, "más allá de toda duda razonable", su autoría en un atentado que provocó heridos leves y una gran cantidad de perjuicios materiales.

La Fiscalía pedía 32 años de cárcel

La Fiscalía solicitaba un total de 32 años de prisión por el ataque con el coche bomba, pero los magistrados de la Sección Segunda de la Sala Penal no han apreciado pruebas concluyentes que permitan condenar a Txeroki como autor de los hechos, al no haber ni una sola prueba directa.

En este sentido, ha apuntado que no son suficientes las declaraciones ante la Ertzaintza de Gorka Martínez Arkarazo, quien ya fue condenado por este atentado. Unas declaraciones en las que, precisamente, se basaron los argumentos tanto de la Fiscalía como del Ayuntamiento de Bilbao.

En su testimonio, Martínez Arkarazo aseguró que no conocía al que fuera jefe militar de ETA y que el inmueble que tenía alquilado podría haber sido utilizado por integrantes de la banda y, de la misma manera, por Txeroki, pero que no tenía conocimiento, y que si le llegó a situar en el comando que cometió ese atentado fue porque su declaración policial fue inducida por los agentes mediante torturas.

En relación con estas declaraciones, la Audiencia recuerda la invalidez de las declaraciones policiales, por sí solas, para terminar con la presunción de inocencia, por lo que, en este caso, se debía analizar otras pruebas.

Sin pruebas directas de la autoría

"Lo único que puede declararse acreditado es la presencia del acusado en ese piso franco de un modo inespecífico e indeterminado, avalado, en el modo que se dirá, por un informe de inteligencia sobre la obtención de muestras biológicas, grafológicas y de huellas, lo que no permite establecer certeza sobre que el día del atentado se encontrara en ese lugar y que tuviera cualquier tipo de intervención en los hechos", señala la sentencia.

Por lo tanto, las pruebas restantes son las relacionadas con las periciales, como la inspección ocular llevada a cabo por los agentes del piso. Unas pruebas que "nada aportan con relación a la autoría de los hechos". Txeroki había sido entregado por Francia, el pasado agosto, para que se sentase en el banquillo, en un juicio celebrado el pasado 12 de septiembre.

Publicidad