Lo más destacado en 2021

Los 5 momentos políticos más importantes en España en 2021

Las elecciones en Madrid, el adiós de Pablo Iglesias a la política, la salida de la cárcel de los presos del 'procés' en Cataluña...repasa los acontecimientos más importantes que deja 2021 en el ámbito nacional.

Publicidad

El 'terremoto' político tras la moción de censura fallida de Murcia daba el pistoletazo de salida a un año especialmente intenso en la política nacional. Las elecciones en Madrid con el éxito de Isabel Díaz Ayuso, el adiós de Pablo Iglesias, los indultos a los presos del procés y una extensa remodelación del Gobierno son algunos de los momentos políticos más relevantes sin los que no se podría explicar la política de nuestro país.

Moción de Censura de Murcia y elecciones en Madrid

Seis horas fueron suficientes para cambiar el tablero político nacional y todo comenzó en Murcia. Pocos minutos después del comienzo del Pleno en el Congreso, en el que Pedro Sánchez y Pablo Casado intercambiaban los reproches rutinarios en la sesión, algo muy poco habitual sucedía en la Región de Murcia.

PSOE y Ciudadanos presentaban una doble moción de censura. Una para echar a López Miras y al PP del ejecutivo autonómico. Otra para hacerse con el control del Ayuntamiento de la capital. Una jugada maestra, decían algunos. Parecía la noticia del día, pero solo era la chispa del incendio.

La respuesta no se hizo esperar. Isabel Díaz Ayuso, uno de los personajes políticos más influyentes de España en 2021, rompía con sus socios de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid y convocaba elecciones. Acción, reacción. Díaz Ayuso firmaba el decreto de disolución de la Asamblea a las 12:25 horas. Los intentos de Más Madrid y PSOE arruinar esa convocatoria electoral mediante mociones de censura fueron en vano. La convocatoria electoral para el 4-M fue ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Pablo Iglesias deja el Gobierno para ser candidato de Unidas Podemos en Madrid

En un momento de tensión entre los socios del Gobierno Pablo Iglesias anunciaba en un vídeo grabado desde su despacho que dejaba de ser Vicepresidente segundo para presentarse como candidato a las elecciones de la Comunidad de Madrid. Cuerpo a cuerpo contra la actual Presidenta de la Comunidad de Madrid. En ese vídeo proponía a Yolanda Díaz como su sustituta en el Gobierno y la señalaba como futura candidata en unas elecciones generales que todavía no se han producido.

“Madrid necesita un Gobierno de izquierdas y creo que puedo ser útil”, afirmaba el ex Secretario General de la formación morada en ese vídeo colgado en las redes sociales, al más puro estilo Iglesias. Con la perspectiva que da el paso del tiempo podemos concluir que no fue lo suficientemente útil como para “ganar” la Comunidad de Madrid, pero quizás sí para evitar una debacle de su partido en esta región tan importante.

Tras las elecciones del 4M, Pablo Iglesias anunció su adiós a la política, al menos dentro de las instituciones.

Los presos del 'procés' abandonan la prisión

Los 9 líderes independentistas indultados por el Gobierno salían de prisión el 23 de junio tras una larga polémica por la concesión de esos indultos.

Decenas de personas se desplazaban a las puertas de los centros penitenciarios para apoyarles y para dejar claro que sus ideas y exigencias siguen intactas: independencia y amnistía.

La primera en salir fue la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, que permanecía en la cárcel de mujeres de Wad Ras en Barcelona. Prácticamente a la vez, salían de Lledoners Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Josep Rull, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. La imagen fue la de los recién indultados sosteniendo una pancarta con el lema “Freedom for Catalonia” (Libertad para Cataluña) y una bandera independentista. La exconsellera, Dolors Bassa, abandonaba Puig de les Basses dejando claro que sus “ideales son los mismos”.

Remodelación del Gobierno

Un sábado de julio, cuando muchos ya estaban con la cabeza en las vacaciones de verano, fue el momento elegido por Pedro Sánchez para renovar las caras de su Gobierno. Más que las entradas, sorprendieron algunas salidas, como la de la exvicepresidenta primera Carmen Calvo, cuya destitución se producía pocos días después de aprobarse la “Ley Trans”, que había abierto heridas internas entre las socialistas en la que Calvo no logró imponer sus tesis.

Otra salida inesperada fue la del exministro de Transportes, José Luis Ábalos. Mucho se ha especulado sobre su salida, y el propio Ábalos dijo no conocer los motivos de su destitución. Era uno de los ministros con más peso político y era, además, el Secretario de Organización del PSOE, una de las personas de confianza del Presidente desde que colaboró con él para recuperar el liderazgo del PSOE en las primarias de 2017. Además, unas de las piezas imprescindibles para que prosperara la moción de censura contra Mariano Rajoy y para conformar el Gobierno de coalición con Unidas Podemos.

Aunque el adiós que acaparó más titulares fue el del director de Gabinete y mano derecha de Pedro Sánchez, Iván Redondo. El ideólogo de Moncloa para muchos, dejaba su sitio a Óscar López. El spin doctor que un mes antes de su salida afirmó que se tiraría a un barranco por su presidente y que estaría con él hasta el final, quizás no esperaba que ese final no fuera compartido.

Algunas fuentes del PSOE aseguran que fue destituido por Pedro Sánchez. Redondo, sin embargo, mantiene que fue una decisión propia que ya había pedido en 2019.

Crisis en el PP Madrileño

Los resultados electorales del PP en la Comunidad de Madrid fueron excelentes para Isabel Díaz Ayuso y para el PP, pero supusieron también un arma de doble filo para la estabilidad en el seno del partido en la capital. En ese momento no parecía así. Pablo Casado en un principio se sumó a esa victoria y al calor electoral. Todo parecía ir encarrilado y al partido no se le intuían las costuras, al menos de manera evidente, pero llegó septiembre.

Ayuso anunció su intención de presentarse a las primarias del PP de Madrid en un Congreso que por no tener no tenía ni fecha (y sigue sin tenerla). Su ya conocida intención de liderar el PP de Madrid pasó a ser oficial y eso no sentó bien a una dirección nacional a la que parece incomodar la creciente popularidad de la Presidenta de Madrid.

Ayuso ha reclamado en múltiples ocasiones el adelanto del Congreso del PP sin éxito. Su protagonismo en la Convención Nacional del PP fue incuestionable y pese a la foto de la unidad, la guerra interna no terminó allí. Solo fue una tregua.

Hasta este mismo momento, los cruces de declaraciones han sido constantes y el intercambio de golpes en público y en privado han sido conocidos. Génova contra Sol y viceversa. La tensión se hizo más evidente y prosaica con el conocido bloqueo de whastapp de Ayuso al Secretario General , Teodoro García Egea. La lucha por controlar el poder en el partido en Madrid sigue abierta a día de hoy y, de momento, parece que solo Martínez-Almeida podría competir con la Presidenta madrileña. Al partido también le preocupa que sus datos en las encuestas, su efecto Ayuso, se vean mermados por las divisiones internas.

Publicidad