Vox quiere comprobar si las actas de las diferentes mesas electorales reflejan verdaderamente los votos emitidos. Los 2,7 millones de votos y los 24 escaños no les han dejado contentos. Su secretario general, Javier Ortega Smith, ha declarado que en las pasadas elecciones "se detectaron votos mal escrutados" y piensa que ahora puede haber sucedido lo mismo.

Se proponen pedir a las juntas electorales un nuevo recuento, "que abran todos y cada uno de los sobres y se comprueben todas y cada una de las actas". En ese nuevo escrutinio los representantes de Vox estarían presentes para ver si está todo en orden.

 

Además, Ortega Smith ha criticado que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, no los haya convocado a la ronda de contactos con los grupos, convocada para los próximos días. Para el número dos de Vox esto pone de manifiesto "su talante poco democrático y poca altura de Estado".