Son las primeras elecciones generales con Pablo Casado como líder del Partido Popular. Unas elecciones que dejan en un segundo puesto a los populares pero con la mitad de votos que el PSOE. Es el peor resultado de la historia del PP con 66 diputados.

Desde el Partido Popular son conscientes de que “el resultado ha sido muy malo” y que llevan “varias elecciones en las que estamos perdiendo nuestro apoyo electoral”, dice Casado.

Van a seguir trabajando con “la máxima ilusión y la máxima responsabilidad para recuperar ese apoyo” para seguir liderando el centroderecha “que "como veníamos diciendo, al fracturarse se convierte en una opción difícilmente ganadora”. Casado reconoce que en la Junta Directiva Electoral, antes de las elecciones, propusieron acuerdos preelectorales “hacia Ciudadanos en el Senado y hacia Vox en el Congreso” para evitar este resultado.

El líder del Partido Popular pide a los partidos que hagan un “ejercicio de análisis de si ha merecido la pena, sobre todo ese enfrentamiento contra el PP a la luz de los resultados”.

También te puede interesar...