La Junta Electoral de Vizcaya ha remitido a la Fiscalía una denuncia contra una monja que podría haber cambiado las papeletas de voto de algunos ancianos de la residencia en la que trabaja.

Dos interventores de Podemos aseguran que vieron cómo la religiosa introducía las papeletas del PP en los sobres de dos ancianas que habrían manifestado su voluntad de votar a otro partido.

De ser cierto, podría suponer una pena de entre seis meses y tres años de prisión.