El partido socialista pretende aumentar la recaudación para aproximarse a la Unión Europea. También aspira a una mayor progresividad fiscal gracias a más recaudación de grandes empresas y de las personas que tengan más dinero.

Proponen una modificación del techo de gasto y una reforma del sistema de financiación autonómico para “ garantizar la igualdad en el acceso a los servicios públicos en todo el territorio” además de una “fiscalidad ambiental que desincentive la contaminación y favorezca la transición ecológica”.

El partido de Pedro Sánchez promete potenciar el Plan de Accion de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) con el objetivo de revisar y mejorar el gasto público.

El gasto en medicamentos en hospitales, las infraestructuras de transporte y los incentivos para fomentar la contratación son algunos de sus objetivos para la próxima legislatura.

“La política fiscal debe estar guiada por el criterio de que el dinero, donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos” es el comienzo del apartado ‘Una revolución fiscal para el crecimiento económico y la competitividad’ del programa electoral del Partido Popular.

Pablo Casado propone una "revolución fiscal" a través de la cual aprobarán una reforma fiscal del IRPF que situarán el tipo máximo por debajo del 40%. Además en las comunidades autónomas donde gobiernen se establecerán deducciones en este impuesto para menores de 35 años y familias con al menos un hijo.

El impuesto de Sociedades se rebajará si llegan al poder. Suprimirán el Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para las transmisiones entre padres e hijos y al resto en línea descendiente, así como entre cónyuges.

El partido de Pablo Casado defiende que las pensiones deben mantener su poder adquisitivo. La revalorización tendrá en cuenta el IPC y otros indicadores para que se mantengan los principios de mantenimiento del poder adquisitivo y sostenibilidad.

Limitar al 44% el IRPF es la propuesta de Ciudadanos en materia fiscal, un punto por debajo de lo que se encuentra ahora para aquellas bases imponibles superiores a 66.000 euros. En las zonas rurales se pretende rebajar un 60%.

Los beneficios fiscales para las familias es otro de los objetivos. Tendrían derecho a una devolución de 1.200 euros en la declaración de la renta las familias numerosas con dos hijos o uno si es monoparental. Esta cantidad se doblaría para aquellas familias que tengan tres hijos y disfrutarían de 600 euros más por cada hijo adicional. La medida más novedosa de Rivera es la de considerar familia numerosa a aquellas familias con dos hijos o monoparentales.

El partido naranja eliminaría las deducciones fiscales en el Impuesto de Sociedades y la supresión del Impuesto de Sucesiones. Además incluye un programa de lucha contra el fraude fiscal. Las nuevas empresas tecnológicas no tributarían durante los dos primeros años.

Podemos quiere reducir el IVA en más alimentos y bebidas no alcohólicas con una bajada del 4%. Suministros básicos como la calefacción, el gas o la electricidad quedarían en el 10%. Los servicios veterinarios también bajará el IVA del 21% al 10%. Y los productos de higiene femenina y de alimentación animal pasarán del 10% al 4%. Se subiría el IVA a los artículos de lujo, quedando en el 25%.

El IRPF también sufriría alguna modificación. Podemos plantea subir al 47% a las rentas superiores de 100.000 euros y al 55% a las mayores de 300.000 euros.

Además incluye nuevos impuestos como el impuesto a las transacciones financieras y otro impuesto a la banca que suba diez puntos el tipo en sociedades. Con esta tasa pretenden recuperar los 60.000 millones que el Estado destinó a rescatar el sector financiero.

El partido de Pablo Iglesias sustituirá el impuesto de patrimonio por uno nuevo a las grandes fortunas para aquellas personas que tengan más de un millón de euros, con el que pretende recaudar un 1% del PIB.

Son las primeras elecciones generales en las que Vox obtendrá representación parlamentaria según las encuestas.

Para la próxima legislatura el partido de Santiago Abascal propone una “rebaja radical” del IRPF mediante un tipo único del 20% hasta los 60.000 euros y otro del 30% para las rentas superiores. Rebajarían el Impuesto de Sociedades con un tipo general del 20% y al 15% en el caso de las pymes.

El IVA también se reduciría para medicamentos infantiles y geriátricos, quedándose en el 4%. Pretenden reducir el IVA al 16% en su tipo general, al 8% en su tipo reducido, y al 4% en el tipo superreducido. Además establecerán unos impuestos especiales sobre el tabaco o las bebidas alcohólicas.

Suprimirían los impuestos de patrimonio, sucesiones y donaciones, una medida que también propone el Partido Popular.

También te puede interesar...

¿Qué opina cada partido del conflicto catalán?

¿Qué opina cada partido de la prisión permanente revisable?