91.754667

Publicidad

ELECCIONES GENERALES 28A

¿España está anticuada al dedicar un día a la reflexión electoral? Análisis de las horas previas a las elecciones en otros países

En la jornada de reflexión se prohíbe la difusión de propaganda y realizar cualquier tipo de acto de campaña una vez terminada la campaña electoral y durante el día de las votaciones.

Después de cuarenta años de democracia, muchos electores se preguntarán por qué necesitan una jornada para reflexionar la víspera de las elecciones, o cómo en el siglo XXI, con internet y medios de comunicación de ámbito global, esté prohibido publicar encuestas la última semana antes de los comicios.

Algunas de las normas que rigen los comicios en España son vistas como una extravagancia en otros países aunque también es cierto que cuando se aprobaron tenían su razón política y social. El armazón del modelo electoral español es fruto del momento político de la Transición cuando, después de una larga dictadura, los legisladores quisieron ser cautos y optaron por un sistema garantista repleto de reglas impensables en otras democracias.

Un día para reflexionar y descansar de la campaña

La jornada de reflexión está regulada por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) que prohíbe la difusión de propaganda y realizar cualquier tipo de acto de campaña una vez terminada la campaña electoral y durante el día de las votaciones. No existe, como tal, en medio mundo, aunque también es cierto que la mayoría de los países cuentan con normas que buscan garantizar la neutralidad en las horas previas a la cita con las urnas y también durante el día de las elecciones.

No hay jornada de reflexión en Holanda, Suecia o Alemania, donde los candidatos cierran sus principales mítines la misma noche previa a los comicios.

Sin embargo, en países cercanos, como Italia, Francia y Portugal, el día antes de las elecciones no se pueden publicar encuestas, ni entrevistas con los candidatos. Si vamos un poco más lejos, hasta Argentina, la ley es mucho más estricta, y además de la prohibición de emitir propaganda electoral o sondeos, también se persigue la venta de bebidas alcohólicas durante la jornada de reflexión así como la celebración de espectáculos públicos.

En Reino Unido los partidos puedan estirar la campaña hasta la misma hora de votar, y en Estados Unidos incluso se puede pedir el voto mientras se haga a más de 30 metros del colegio electoral.

Publicidad