Ciudadanos ha denunciado un "ataque" esta madrugada a su sede en Calafell (Tarragona), que ha amanecido con pintadas y con la cerradura de la puerta principal dañada. En su cuenta en Twitter, la cabeza de lista de Cs al Congreso por Barcelona, Inés Arrimadas, se ha hecho eco del suceso y ha colgado diversas fotos de la fachada de la sede, con diversas pintadas.

 

En los rótulos de la fachada aparece tachado con spray negro el nombre del partido y también su simbología, junto a una cruz gamada igualmente tachada. "Segundo ataque fascista a Cs en plena campaña electoral. El jueves en Santa Coloma de Cervelló los comandos fascistas separatistas insultaron y amenazaron de muerte a nuestros compañeros y esta noche han atacado nuestra sede de Calafell. Por mucho que lo intenten no nos callarán", afirma Arrimadas en su tuit.

Ayer viernes, Ciudadanos denunció que algunos de sus miembros habían recibido la madrugada anterior amenazas en Santa Coloma de Cervelló (Barcelona) durante la tradicional pegada de carteles que representa el pistoletazo de salida a la campaña electoral.

En un vídeo colgado en Twitter por el portavoz parlamentario de este partido, Carlos Carrizosa, se escuchaba a un joven gritar desde lejos "sois basura" y "barrio antifascista, al nazi que pillemos lo vamos a matar", dirigiéndose a miembros de Cs que en la imagen aparecían sosteniendo un cartel de la formación naranja roto.