El cabeza de lista de ERC al Parlamento Europeo, Oriol Junqueras, en prisión preventiva, y los números uno y dos de JxCat, Carles Puigdemont y Antoni Comín, huidos a Bélgica, han obtenido los votos necesarios para convertirse en eurodiputados, pero aún es incierto que puedan ocupar su escaño esta legislatura.

Se espera que la recogida del acta como eurodiputado de Junqueras sea muy parecida a la que tuvo lugar hace una semana como diputado en el Congreso. Para asumir la de eurodiputado, eso sí, tendrá antes que renunciar ante las autoridades competentes a su escaño como diputado de la Cámara Baja.

Más difícil podría ser sin embargo su participación en la sesión constitutiva del 2 de julio en el Parlamento de Estrasburgo (Francia), pues para ello debería obtener un permiso de viaje, poco habitual tratándose de una prisión preventiva.

Puigdemont y Comín se enfrentan asimismo a dificultades jurídicas para recoger el acta, pues un informe jurídico del Parlamento Europeo concluye que es necesario hacerlo físicamente en Madrid. Pero si entran en España podrían ser detenidos de inmediato.

Sin embargo, el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, se muestra convencido de que podrá hacerlo sin viajar a España, aunque sea necesario recurrir al Tribunal de Justicia de la UE. El letrado no desvela aún las claves de su estrategia jurídica, pero apunta una pista: el acta de eurodiputado que hay que recoger "no es física".