Ernest Maragall y Ada Colau han chocado este lunes, un día después de las elecciones del 26M, por quién debe ser el tercer aliado del pacto de ciudad que ambos se disponen a explorar para el Ayuntamiento de Barcelona.

La extrema igualdad que arrojan los resultados en la capital catalana -ERC ganó en votos, pero empató a 10 ediles con Barcelona en Comú y ni sumando una y otra formación llegan a los 21 escaños de la mayoría absoluta- obliga a Maragall a buscar apoyos para gobernar en los próximos cuatro años.

Maragall ha enviado un mensaje a la alcaldesa y candidata a la reelección de los comunes para pedirle que lo acompañe a la cárcel de Soto del Real (Madrid) para visitar conjuntamente al número uno de JxCat en la ciudad, Joaquim Forn, y establecer contactos entre las tres formaciones.

"Empecemos a escucharnos y a contrastar los proyectos de ciudad. Y abordemos ya cómo defendemos desde Barcelona los derechos y las libertades con firmeza y urgencia. Por eso querría que Ada Colau me acompañase a ver a Quim Forn a Soto del Real", ha explicado en Twitter el alcaldable de ERC y ganador de las elecciones de ayer.

Maragall ha explicado por la mañana que su prioridad será gobernar en solitario con apoyos puntuales de Barcelona en Comú y JxCat, que obtuvo cinco escaños y quedó en quinta posición.

Los planes de Colau, sin embargo, no pasan por una alianza con las dos fuerzas independentistas en el consistorio barcelonés.

En una comparecencia ante los medios al día siguiente de perder por la mínima en votos ante Maragall, Colau ha considerado "un grandísimo error" plantear esta nueva legislatura en el Ayuntamiento de Barcelona "en clave independentista" o "antindependentista".

Así, ha dado a entender que rechaza tanto una alianza ERC-BComú-JxCat, como sugiere Maragall, como también una mayoría alternativa que pase por un acuerdo entre comunes, socialistas y Manuel Valls para impedir que haya un alcalde independentista. Colau ha propuesto abrir conversaciones "discretas" solo con ERC y PSC para "explorar" posibles acuerdos de gobierno y ha rechazado negociar pactos con JxCat o la lista de Manuel Valls, apoyada por Cs.

En este sentido, ha considerado "francamente decepcionante" que Maragall centrara su primer discurso en la noche electoral en hacer una lectura de los resultados "en clave independentista", sin "prácticamente mencionar el proyecto de ciudad" y "priorizando" un acuerdo de legislatura con JxCat.

Al ser preguntada por el mensaje que este lunes le ha enviado Maragall para ir juntos a hablar con Forn en Soto del Real, Colau ha subrayado que los comunes no comparten "modelo de ciudad" con JxCat, por lo que, si va a ver a alguno de los presos independentistas, como ya ha hecho en otras ocasiones, "no será para hablar de acuerdos de ciudad".

El líder del PSC, Miquel Iceta, por su parte, ha afirmado que sería "raro" que el próximo alcalde de Barcelona fuese independentista, tras haber "reculado" el número de concejales partidarios de esta opción -"de 18 a 15".

También te puede interesar...

Maragall apuesta por gobernar en solitario con el apoyo puntual de Colau y JxCat