La previsión

Roberto Brasero: "Una masa de aire africano llegará en el final de la Semana Santa para dejarnos temperaturas de verano"

La estabilidad continuará todo el fin de semana y el lunes incluido, festivo todavía en algunas comunidades de España. Además llegará una masa de aire africano que dejará temperaturas veraniegas.

Publicidad

Se lo merecen las hermandades, cofrades y devotos que en tantos años han estado pendientes del radar de a la AEMET para ver si el chubasco les permitiría o no celebrar su deseada procesión. Y que en tantas ocasiones vieron como la lluvia impedía celebrarla tras todo un año esperando.

Se lo merecen quienes han ido a las playas o viajan por el interior de España buscando relajarse, practicar algún deporte, comer en una terraza… Y quienes les dan de comer y dormir y se ganan la vida con eso también se lo merecen. Nos merecíamos una Semana Santa de tiempo estable. Y así seguirá en los días festivos que quedan por delante.

Y no solo nos merecemos sino que también necesitamos que llueva, y que llueva con ganas, una vez que acaben estos días y antes de que termine el mes de abril. De momento podrían llegar algunos frentes por el noroeste a partir del miércoles que viene. Pero ya sabemos que anticiparse tanto en el pronóstico en estas fechas hace que sean menos fiables. Ya veremos. De momento lo que vamos a ver hasta entonces es como siguen subiendo las temperaturas y al final de esta semana santa podríamos tener de nuevo temperaturas inusualmente altas

Procesiones con calor

Tanto el jueves como el viernes santo los únicos serán días de sol radiantes con algunas nubes de tipo alto, muy finitas, en el tercio norte de la península. Durante la tarde es probables que crezcan las primaverales nubes de evolución en zonas de Aragón, Cataluña y Balares y podría caer algún chubasco débil y aislado en el interior de Gerona o el entorno de Teruel. Serían las únicas lluvias de estos días.

El viento aún soplará fuerte en el área del estrecho, pero con menos intensidad a partir del viernes. En Canarias nubes escasas en el norte de las islas montañosas. Lo más destacable de estos días serán las temperaturas. Este viernes suben en toda España, salvo el suroeste donde no cambian. Las más altas las tendremos en el Valle del Guadalquivir con 30º a la sombra en Córdoba y Sevilla; 28º en Badajoz, 26º en Zaragoza y Toledo.

Más suaves en el Mediterráneo donde aún estarán en el entorno de los 20 o 22º y en el Cantábrico, con vientos del este donde también se quedan en esta horquilla. Pero en todas estas zonas sumarán grados durante el fin de semana. El sábado suben en la mitad sur y el domingo, por el norte.

Fin de Semana Santa de Verano

La estabilidad continuará todo el fin de semana y el lunes incluido, festivo todavía en algunas comunidades de España. En este periodo predominará el sol pero también podrían crecer nubes por la tarde que dejasen algún chubasco el tercio oriental de la península.

Lo más destacable serán las temperaturas que ya notaremos más cálidas desde primeras horas, con unas mañanas no tan frías como las de estos días y atrás. Y por la tarde más calor. El sábado podríamos llegar a 31º a la sombra en Badajoz y en Sevilla; 30º en Murcia –ya se notará el sábado el calor por el sureste-, 29º en Ourense; 26º en Huesca, Madrid, Cuenca, Zamora.

Y el domingo podrían llegar a 27º en Bilbao y 28º en Oviedo; y seguirán por encima de 30º en el Guadiana y el Guadalquivir. Y atención al lunes que aún podrían ser más alta.

Y la lluvia ¿para cuándo?

A día de hoy los pronósticos contemplan un lunes bastante parecido al domingo pero con dos posibles novedades. Eso siempre dentro de la incertidumbre que siempre decimos cuando hacemos previsión a más días. Una novedad consistiría en un frente débil que podría rozar Galicia y el Cantábrico con lluvias débiles y un descenso de las temperaturas en esas zonas.

Y la novedad se trata de una masa de aire cálido procedente del norte de África que podría entrar por el sur peninsular elevando aún más las temperaturas en el resto de España. Para el lunes se esperan 30º en Logroño, Toledo, Ciudad Real, Huelva, 29º en Huesca, Zaragoza , Albacete, Murcia, Granada, Cacéres y 28º en Madrid y ¡34º en Cordoba y Sevilla! por poner algunos ejemplos de esas elevadas temperaturas para ser el mes de abril.

A partir del martes y sobre todo el miércoles irían bajando con la posible llegada de frentes atlánticos que además traerían algo de lluvia pero de momento no parece que vayan a ser muy abundantes esas precipitaciones previstas para la semana que viene. Nos agarramos a eso que tantas veces decimos: en estas fechas el pronóstico es más variable. Sería una buena noticia empezar a hablar de la llegada de borrascas cargadas de agua para la segunda quincena de abril. De momento no lo parece pero… todo puede cambiar.

Publicidad