EN EL MUNDO DIGITAL, NO HAY UN ROBO FÍSICO

El peligro de utilizar una red wifi sin clave: "Puede costar más lo que te van a robar que comprar un giga adicional"

España es el líder europeo en el uso del teléfono móvil, lo que propicia que cada vez haya más redes wifi abiertas al público. Sin embargo los expertos alertan de que los usuarios no conocen los peligros que esta práctica puede ocasionar y advierten de que "todo lo digital es susceptible de ser atacado", desde cuentas bancarias, fotografías o conversaciones privadas.

Publicidad

La forma de robar ha cambiado en los últimos años. Pese a que la población sigue siendo precavida con sus pertenencias, -mantenemos nuestras pertenencias a buen recaudo en la vía pública o no aceptamos regalos valiosos de desconocidos porque pueden ser un engaño-, no se conocen los peligros que pueden ocasionar los dispositivos móviles.

Estamos atentos a todo, pero no a los peligros de Internet. Estamos conectados en todo momento y en cualquier lugar, y si la conexión es gratis los usuarios aprovechan para utilizarla.

Sin embargo, los expertos recomiendan no hacer uso de las redes wifi gratuitas. Juan Miguel Velasco, experto en ciberseguridad y CEO de la multinacional sobre ciberseguridad Aiuken Solutions subraya: "Nunca te conectes a redes wifi abiertas sin clave".

Explica que pese a haber agotado los megas que se disponen según la tarifa de cada usuario es mejor no hacerlo porque "te puede costar más lo que te van a robar que haber comprado un giga adicional".

"Nunca te conectes a redes wifi abiertas sin clave"

Cada vez que nos conectamos a una red en la calle le abrimos la puerta de nuestra intimidad a un desconocido, que con un aparato cuyo coste no supera los 100 euros, y sin tener conocimientos avanzados, puede obtener secretos de redes wifi, contraseñas de teléfonos móviles y espiar distintos dispositivos. "Todo lo digital es susceptible de ser atacado. Cuentas bancarias, reputación...", explica Velasco.

Casi todos los delitos de la vida real han pasado al ámbito del ciberespacio. "En el mundo ciber, puedo robar una base de datos, y yo la tengo, pero sigue allí. No hay un robo físico", matiza Ramsés Gallego, experto en estrategias de ciberseguridad.

El mundo de los ciberdelitos comenzó de manera fortuita para muchos de los hackers actuales, así lo explica Luis Ángel Fernández, que cuenta que su pasión por la tecnología comenzó cuando le regalaron un ordenador cuando todavía era un niño. Para él todo era un juego, hasta que se dio cuenta de que su fuente de diversión era una serie de secuencias que se pueden manipular. Así comenzó a adentrarse en este mundo.

Fernández explica que en sus inicios "no teníamos conciencia de que era un delito. Teníamos conciencia de que eran travesuras y únicamente tratábamos de competir entre nosotros".

Todos los días casi 100.000 equipos conectados a la red reciben un ataque

Los ciberdelitos son transfronterizos, es decir, los hackers pueden estar delinquiendo en Siberia mientras están en Nueva Zelanda y solo con un teclado pueden cometer múltiples delitos: desde asaltar un banco, traficar con doras y armas o extorsionar y secuestrar.

Todos los días casi 100.000 equipos conectados a la red reciben un ataque. Desde el Instituto Español de Ciberseguridad se gestionan los incidentes más graves, que son unos 8.000 diarios. Estos ataques provienen de servidores de Estados Unidos, China o Rusia, sin embargo se trata de la localización del servidor, pues los hackers suelen buscar refugio en países como Rumanía, Ucrania o Lituania.

Los expertos explican que no existe una extradición para este tipo de delitos, dado que estas personas están desarrollando una actividad informática y no hay denuncias en este territorio. Se trata de gente que sabe perfectamente dónde pueden volar y dónde pueden aterrizar, "y si sigues estas pautas, eres inmune a la ley", explica un experto.

Bogachev es el cibercriminal más buscado por el FBI. Se ofrecen tres millones de dólares por cualquier información que lleve a su captura. Tiene 34 años, nació en Rusia y es el creador de un virus informático que permite vaciar cuentas en todo el mundo. Sin salir de su casa, ha robado más de 100 millones de euros. No se conoce su paradero, aunque se piensa que puede estar escondido en una casa de campo situada en Anapa, un antiguo paraíso del lujo en la costa del Mar Negro.

Guccifer es otro de los mayores hackers del mundo. Ha sido condenado a prisión por hackear cuentas de correo electrónico de personalidades como George Bush o Hillary Clinton. Dice no arrepentirse de nada de lo que hizo y asegura que el trabajo de los ciberdelincuentes es bueno: "Muestran lo que está mal".

Sin embargo, el experto en ciberseguridad Juan Miguel Velasco explica que "el pirata informático es alguien que utiliza sus cualidades para su propio lucro, para atacar a otros o para ser un mercenario".

También te puede interesar...

Más de 500 pueblos españoles disfrutarán de wifi gratuito en zonas públicas

Publicidad