Todos los nutricionistas coinciden en que no nos damos ni cuenta de que superamos los tres azucarillos recomendados al día. Así lo recuerda Laura Carreño Enciso, Presidenta del Colegio de dietistas y nutricionistas de Castilla y León. "Es adictivo, somos muy tolerantes con el sabor dulce. Cuando más tomo más quiero, y si nos falta nos vuelve irritables y nerviosos"