Tener un perro en Zamora costará a sus dueños nueve euros al año. Así lo refleja la nueva ordenanza de animales de compañía aprobada en Pleno de mayo de este año y que entrará en vigor en 2020. La normativa no es nueva, ya que estuvo vigente hasta 1992 con el mismo coste.

El Ayuntamiento de la ciudad ha defendido que esta medida busca hacer frente tanto a los gastos directos como indirectos que supone el mantenimiento de espacios para perros o la limpieza de las calles así como la actualización del censo.

El nuevo impuesto ha sido presentado por el concejal de Hacienda, Recaudación y Rentas, Diego Bernardo, quien ha asegurado que el coste anual para el consistorio ronda los 200.000 euros.

De estos, 70.000 euros corresponden a gastos directos como el censo telemático, el mantenimiento, la reposición de bolsas en los 38 dispensadores, la limpieza, los nueve pipi-canes y la limpieza de las 9 zonas de suelta de perros.

Por su pasarte, los gastos indirectos, en los que se engloban servicios de limpieza y diferentes campañas, se calculan que ascienden a los 130.000 euros. A todos estos gastos, hay que sumarle los 250.000 euros que costará la nueva perrera.