Publicidad

Cruceros internacionales

Vuelven los cruceros internacionales al Mediterráneo tras 15 meses parados por el coronavirus

Un crucero alemán es desde este jueves el primero en surcar el Mediterráneo desde que el coronavirus lo detuvo todo hace quince meses. Hasta ahora solo navegaban los que participaban en una experiencia piloto en Canarias.

Han sido quince largos meses sin cruceros internacionales navegando por el Mediterráneo, pero ahora, el Mein Schiff 2, un buque alemán de 300 metros de eslora se convierte este jueves en el primero en hacerlo. La noticia es mucho más que simbólica, supone arrancar una de las industrias turísticas más importantes en el mundo.

Vuelta a la 'normalidad' poco a poco

Hasta ahora los únicos cruceros que han navegado han sido los que formaban parte de una experiencia piloto en Canarias, cruceros burbuja con turistas alemanes que recorrían el archipiélago bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria. Precisamente el Mein Schiff 2 ha sido uno de los buques que ha cubierto estas rutas. Hoy está previsto que salga desde el Puerto de Las Palmas con unos 1.200 pasajeros alemanes para realizar la primera ruta hacia el Mediterráneo.

Desde Gran Canaria partirá a Lanzarote, donde permanecerá hasta el día 12 de junio. Desde allí tomará rumbo a la península, para atracar en el puerto de Málaga el próximo 15 de junio. El 17 está previsto que llegue a Mallorca, donde culmina su viaje.

El primer barco

El Mein Schiff 2 está operado por la touroperadora TUI. Tiene capacidad para 3000 pasajeros y ya tiene previstas varias rutas tanto por el Mediterráneo como por el Báltico a partir de finales de este mes. Los cruceros con pasajeros internacionales no han sido posibles hasta ahora dadas las restricciones sanitarias. Sólo Canarias ha podido ver cruceros llegando a sus puertos gracias a la iniciativa de los cruceros burbuja que partió precisamente de la compañía TUI.

Protocolo de seguridad contra el coronavirus

Los protocolos que se han seguido con esta experiencia piloto han sido los que han sentado las bases para las medidas que se tomarán a partir de ahora, y que pasan sobre todo por aforos que no superen el 75 por ciento de la embarcación, camarotes con un máximo de dos pasajeros y grupos y horarios específicos para las comidas. La tripulación irá vacunada y el buque contará con zonas asignadas para aislar posibles positivos.

Publicidad