Este es un gran momento para los vinos españoles porque exportamos menos litros pero sin embargo se factura más. De media un 12%, de hecho hay mercados como Asia donde se ha doblado el precio del vino.

Dejamos de ser un país de vino barato y granel, entramos en competencia directa con Francia eItalia.

Con solo ver los envíos en los almacenes de las principales bodegas, exportan entre un 50 y un 75% del producto. Dos de cada tres botellas van a uno de los 40 países donde se vende vino. Ahora fundamentalmente América del Norte y China va a ser el gran mercado para el lujo mundial.

En un solo año el precio del litro se ha duplicado en Asia, fruto de una carrera de fondo. La primera vez que visitaron Asia fue a principios de los 90 y después de casi 30 años se están recogiendo los frutos.

La perspectiva está cambiando, porque los padres de los consumidores actuales piensan mucho en Francia y en Italia. Sus hijos que viajan mucho más están abiertos apreciar el vino de calidad como España.

Estados Unidos, Canadá, Méxicoy los países escandinavos son plazas fuertes para el vino Español. Quieren vender el vino donde tenga un gran impacto y están detrás de una botella que con aranceles puede alcanzar los 2.000 euros. Se ha convertido en la joya de nuestras exportaciones.