61.013167

Publicidad

ERTE

España recibe otros 4.000 millones de euros del fondo europeo para financiar los ERTE

Bruselas ha desembolsado a España un segundo tramo de 4.000 millones del préstamo procedente del fondo europeo contra el desempleo, que sirve para financiar los Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y las prestaciones de autónomos por cese de actividad durante la pandemia.

España va a recibir un segundo pago de la Unión Europea para costear los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE): será de 4.000 millones de euros.

La Comisión Europea ha desembolsado 14.000 millones de euros a 9 países en el segundo tramo de la ayuda financiera, que permitirá financiar medidas como la flexibilización de los ERTE. Según informa la Comisión Europea, además Croacia ha recibido 510 millones de euros, Chipre 250, Grecia 2.000, Italia 6.500, Letonia 120, Lituania 300, Malta 120 y Eslovenia 200.

Este apoyo (en forma de préstamos concedidos en condiciones favorables) ayudará a dichos Estados miembros a hacer frente al repentino aumento del gasto público necesario para preservar el empleo.

El veto de Hungría y Polonia puede complicar otra partida

Aunque hoy la cifra que más preocupa es la de 140.000 millones de euros que España tiene que recibir del fondo de reconstrucción. Esta cifra podría estar en peligro porque Hungría y Polonia están vetando el acuerdo.

La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, ha considerado que el veto de Hungría y Polonia al acuerdo de Presupuesto de la UE "es un misil dirigido hacia su unidad".

Tras mostrar su decepción y preocupación por ese voto en contra, ha animado a trabajar "a todos los niveles" diplomáticos y hacer todos los esfuerzos para buscar una solución, porque es "imposible que ese marco de salida a la crisis" tras la pandemia, los fondos de recuperación, "pueda ser secuestrado".

La secretaria de Estado ha reconocido que este es "un momento difícil" para hacer política exterior, ya que esta se basa "en el contacto", en el desarrollo de las relaciones entre países y encuentros multilaterales y "ahora estamos todos pegados a la silla" y procurando que ello "no nos limite en la ambición de trabar relaciones".

Publicidad