Vivienda

La venta de viviendas iguala datos de 2007 y ya se especula con otra burbuja inmobiliaria

Octubre de 2021 alcanzó un nivel en la venta de viviendas muy similar a octubre de 2007, lo cual hace temer que estalle otra burbuja inmobiliaria como la que hubo hace catorce años.

Coronavirus: ¿Se puede firmar una hipoteca aplazada si me aplican un ERTE?

Pixabay Coronavirus: ¿Se puede firmar una hipoteca aplazada si me aplican un ERTE?

Publicidad

El INE (Instituto Nacional de Estadística) ha publicado los datos de venta de viviendas en octubre de 2021, operaciones cifradas en un total de 46.242. El incremento de compra de vivienda supone todo un alivio para el mercado inmobiliario, pero a su vez, una gran preocupación por su parecido con las estadísticas de octubre de 2007, acentuándose el temor de que estalle una nueva burbuja inmobiliaria.

Los últimos ocho meses han registrado una subida considerable en la venta de viviendas, siendo este mes de octubre uno de los que mejores datos ha aportado. No obstante, la posibilidad de una nueva crisis económica como la surgida hace 14 años, teme que la inflación y la falta de dinero terminen por sumir al mercado inmobiliario en otro agujero.

Para ello, se ha de tener en cuenta la importancia de los llamados 'valores refugio', los cuales sirven en momentos críticos a nivel económico, de cara a proteger todo cuanto tengamos. Los más valiosos suelen ser el oro, especialmente para bancos y empresas, y las criptomonedas, en auge permanente. No obstante, también las diferentes divisas, como el euro, pueden ser útiles de cara a una posible crisis, al contar con el respaldo de entidades como el Banco Central Europeo.

¿Habrá otra burbuja inmobiliaria?

El aumento de la venta de viviendas hace temer el estallido de la burbuja inmobiliaria por un motivo extra: los sueldos de la población son en ocasiones inútiles para pagar un alquiler a tiempo completo o incluso parcial, de modo que supone mucho más difícil adquirir un inmueble y posteriormente, tener la absoluta garantía de poder pagar también la hipoteca.

Cierto es que las hipotecas otorgadas hace 14 años suponían una cifra que representaba el doble que en la actualidad, lo cual supone un motivo de serenidad ante la preocupación generalizada que existe de que haya una nueva crisis que afecte a un sector cuya recuperación en los últimos meses se está haciendo de notar.

Y, por último, hay otra circunstancia que supone un motivo para la esperanza: la pandemia frenó muchas ventas de inmuebles, y se ha recuperado en los meses siguientes, cuando la especulación ha descendido considerablemente. Por ahora, lo positivo prevalece sobre lo negativo, pero ninguna hipótesis queda descartada por completo.

Publicidad