Impuesto feudal

El tributo feudal del siglo XVI que puede paralizar la venta de un inmueble en el siglo XXI

Un ciudadano de un pueblo de la comarca del Vallés Occidental, en Cataluña, lleva meses con la venta de un inmueble paralizada porque debe pagar un impuesto feudal.

Un tributo feudal del siglo XVI paraliza la venta de una vivienda en el siglo XXI

Publicidad

Un vecino de Sentmenat, una localidad del Vallés Occidental en Barcelona, tiene la venta de una propiedad totalmente paralizada. El motivo es que debe pagar un impuesto feudal a la hermana del marqués de Sentmenat, pero esta falleció hace unos meses y sus herederos aún no se han repartido la herencia.

Según publica 'La Vanguardia', un vecino de esta localidad ya lo tenía todo listo para vender un inmueble. Sin embargo, en el momento de hacer la operación en el Registro de la Propiedad le indicaron que faltaba por pagar un censo, que no consta en la escritura pero que dice que la vivienda, en realidad, siempre según este registro, pertenece a otra persona.

El impuesto se refiere a un tributo del siglo XVI que todavía en pleno siglo XXI sigue presente en varias localidades de Cataluña, Baleares o la Comunidad Valenciana. De esta manera, en algunos pueblos de esta región se siguen pagando tributos a marqueses o a condes por tener una vivienda en unos terrenos que hace siglos pertenecieron a estos miembros de la nobleza y es legal bajo el nombre de censo enfitéutico.

En este caso, el impuesto en lugar de pagar como se hacía en la Edad Media con gallinas, huevos o cualquier otro bien producido en la finca se debe hacer con dinero. Y, de acuerdo a este medio, se trata de 3.500 euros. Por llevar una carga no liquidada y, de momento, sin posibilidad de hacerlo, el banco ha denegado la operación.

Paralizado por el Parlament, pero reactivado por algunas familias

La explicación legal a este y otros casos es una ley aprobada por el Parlament de Cataluña en el año 1990 que aprobaba paralizar los censos. Sin embargo, en la ley se incluye un supuesto por el que los herederos de los nobles feudales podían reactivar el impuesto en un plazo máximo de 5 años.

Es lo que hicieron los herederos del marqués de Sentmenat. En concreto, una de sus hermanas es la que estableció la cuantía, pero ahora con su fallecimiento y con los herederos gestionando un complicado reparto de bienes todo se ha paralizado.

Todo es legal, a pesar de algunos intentos por parte de algunos afectados de que se suprima. Además, el censo solo puede liberarse pagando en presencia de uno de los miembros de la familia o de algún representante.

Publicidad