Semana Santa

Las tiendas de artículos religiosos, en su momento cúlmine de ventas gracias a la Semana Santa

La Semana Santa anima a las compras de artículos religiosos. La subida de precios y la consiguiente inflación no han penalizado las ventas que han aumentado más del 30% con respecto al año pasado. Cofradías y parroquias son sus principales clientes.

Publicidad

Es una tienda muy especial donde huele a incienso y donde a las doce se reza el Ángelus. Comercios como Salve, en la calle Bordadores de Madrid, están consagrados a los artículos religiosos y se encuentran en plena ebullición estos días; velas, incienso, trajes, cofradías de toda España se abastecen de todo lo necesario, para a pesar de la subida de costes, vivir una Semana Santa más intensamente que nunca.

Muchos comercios de artículos religiosos no superaron la crisis post-pandemia

"He comprado casullas, he comprado estolas, he comprado Formas, velas", comenta Emilio, un voluntario de una parroquia de Madrid. "¿Qué andaba buscando hoy?", le preguntamos a un sacerdote de un barrio de Madrid. "Pues hoy buscaba una imagen del Espíritu Santo", responde el religioso.

Le preguntamos a Pedro, encargado de este comercio cuál viene a ser el gasto medio de un cofrade a la hora de prepararse para la Semana Santa. "El atuendo empieza por lo más sencillo, que es el cíngulo y el capirote, que son unos 13 y 25 euros, y después está el antifaz, la túnica, la capa, que dependiendo si es en terciopelo, o en sarga, pues te puede salir desde doscientos a quinientos euros", contesta.

Incienso, formas y velas entre los productos más demandados

"Esta semana está siendo una locura. Se está vendiendo de todo; muchísimos llaveros, muchos pines, muchas medallas, como estos que le traigo a Pedro: estos pin con el Corazón y los Siete Puñales", afirma Esteban, comercial de una empresa de orfebrería y fabricación de artículos religiosos de Lucena (Córdoba).

De cera, de parafina, LED... Aquí encontramos también para todos los gustos y de todos los precios.

"Pero nosotros apostamos siempre por lo tradicional, que tiene como más encanto: la llama", sentencia Pedro.

Además en comercios como este, también se restauran imágenes. De ello se encarga Christian, peruano de Cuzco.

"Todo el año hemos estado con mucho trabajo, pero más que nada en estas fechas, como en este caso el Cristo del Gran Poder", explica Christian, mientras atienda a varios clientes.

¿Y cómo se financian la mayoría de estas compras?

"Pues la parroquia tiene un fondo, y de ese fondo se va tirando,", nos responde un hermano de cofradía.

"Los hermanos pagan las cuotas, y con eso se compran las flores y todo lo que haga falta", añade otro cofrade.

Con o sin inflación, el objetivo es vivir una Semana Santa inolvidable.

Publicidad