Huelga transportes

Tato, ganadero pontevedrés, sobre la huelga de transportes: "Si no llega el pienso, habrá problemas de canibalismo"

La falta de piensos debido al paro de los transportes pone entre las cuerdas a las granjas de cerdos, que tampoco han podido dar salida a sus animales.

Publicidad

Hace 40 años que Tato y su mujer abrieron la granja de cerdos que continúan gestionando en A Estrada, Pontevedra. "Hubo épocas muy malas pero no sé si tanto como ésta", nos dice. A la subida de los costes de producción se suma ahora la falta de pienso para alimentar a su ganado, y el hecho de que no les están recogiendo los animales que habitualmente salen cada semana de sus instalaciones.

En esta granja suelen ser unos 400 cerdos semanales, que a día de hoy son 800 debido al retraso de la semana pasada, por lo que o la solución llega en las próximas horas, o se quedan sin espacio.

Y a mayor número de animales, mayor cantidad de pienso se necesita. "Los animales tienen que comer, si no empiezan los problemas de canibalismo". Esta última semana han vivido días críticos, en los que muchas granjas incluso han tenido que plantearse racionar el pienso.

"A las fábricas a las que les compramos no les llega el cereal, entonces no te pueden servir el pienso". Es la respuesta de Pablo, otro ganadero del sector porcino que se encuentra en la misma situación. "Están haciendo lo que pueden para repartir entre todas las granjas pero ya no dan". Ni unos ni otros saben ya qué va a pasar a partir de mañana.

Tato tiene claro que si no le recogen los cerdos tendrá que pedir escolta a las fuerzas de seguridad, "esto es una cadena, tengo que sacar los que tengo porque ya nacen más y no tenemos donde meterlos".

Además de que el parón de esta semana pasada ya les va a repercutir. "Si los cerdos van pasados de peso en el matadero te penalizan y te pagan menos, con los márgenes que tenemos esto no podemos soportarlo".

Unos márgenes, nos dice, que estaban registrando ya unos 6.000 euros de pérdida a la semana antes del paro del transporte. "El pienso ya había subido hace unos meses, con la guerra de Ucrania más aún, y ya nos está suponiendo más del 80% de nuestro coste". Además de la subida de la luz y el gasoil, dice. Por lo que, asegura, entiende perfectamente a los transportistas. "Yo los entiendo, claro que sí, pero nos tienen que dejar trabajar".

Publicidad