Factura luz

¿Tarifa regulada de la luz o mercado libre? Qué son y diferencias

Las compañías eléctricas ofrecen dos tipos de contratos dependiendo de si el mercado es libre o regulado.

Publicidad

La factura del precio de la luz es uno de los principales problemas de la sociedad española desde hace meses. Es uno de los temas más candentes que se traslada desde la calle hasta el Congreso. La guerra en Ucrania, la inflación y la crisis energética ha disparado el precio de la luz. No todos los consumidores han visto incrementar su factura de la luz debido a que las compañías eléctricas ofrecen dos tipos de contratos según si el mercado es libre o regulado.

En España la inflación se desboca hasta el 9,8%, máximo histórico desde el año 1985 con consecuencias que las familias españolas notan cada vez más, muchas se encuentran desbordadas a la hora de afrontar los pagos. Las consecuencias de las subidas del precio de la luz no están afectando a todos los consumidores. Descubre qué son y cuáles son las diferencias entre la tarifa regulada y el mercado libre.

Mercado regulado PVPC

La tarifa de la luz que pagan los consumidores en este mercado varía cada día debido a que se basa en el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPV), regulado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en relación con oscilaciones del mercado mayorista.

La empresa eléctrica de Iberdrola subraya en su web que "el precio de esta tarifa cambia cada hora, en función de la oferta y la demanda. Hay, por tanto, franjas horarias más caras y más baratas. Asimismo, se paga más en invierno y en verano por el aumento de la calefacción y el aire acondicionado".

En cuanto a la Secretaría de Estado de Energía, explican que "el PVPC se configura como un precio dinámico totalmente indexado al mercado mayorista de electricidad, y esto es así dado que incorpora la señal de precio horario negociado en el mercado mayorista de electricidad, que es gestionado por el Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad, OMIE".

Mercado libre

Se trata de aquellas tarifas que el titular de un contrato o alquilado de una vivienda puede contratar con cualquier compañía eléctrica. Estos contratos suelen ser de 12 o 24 meses, incluso también sin permanencia. Durante su vigencia ofrecen un precio fijo a lo largo de las 24 horas del día y en dos o tres franjas de la jornada. Los usuarios conocerán de antemano lo que van a pagar por cada Kwh.

Los clientes del mercado libre podrán disponer de descuentos y promociones en sus tarifas de la luz. Asimismo, podrán contratar servicios de mantenimiento y reparación de contadores o equipo electrónico para la vivienda. Iberdrola subraya que dispone de ventajas como elegir tarifas a precio fijo durante uno o cinco años -evitando la volatilidad de precios del 'pool'-, disponibilidad de energía verde o asesoramiento continuado.

¿Qué tarifa tengo contratada?

Por defecto, todos los consumidores tienen contratada la tarifa regulada de la luz, la que varía en función del mercado eléctrico. En caso de querer contratar la energía en el mercado libre, el cliente debe firmar un acuerdo con la compañía eléctrica. A menos que se firme un acuerdo con la compañía para contratar la tarifa libre, los consumidores siempre tienen contratada la tarifa regulada.

Publicidad