Hay muchas grandes medidas económicas que anunció el Gobierno que ya no podrán llevarse a cabo al no aprobarse los Presupuestos Generales del Estado de 2019.

El Gobierno había prometido aumentar el Impuesto de Sociedades a las grandes empresas y bajarlos a las Pymes, pero ya no podrá ser.

Tampoco se subirá el IRPF a las rentas más altas como iban a ser a las personas que cobraran más de 130.000 euro anuales.

El permiso de paternidad seguirá siendo de cinco semanas, en lugar de las ocho anunciadas para este año.

Tampoco llegará a aplicarse la subida del impuesto al diésel, para equipararlo al precio de la gasolina.

En Cataluña, la no aprobación de los presupuestos supone que queden en el aire 1.500 millones de euros en transferencias y otros 900 más en inversiones.