Precio de la luz

La subida de la luz supone un sobrecoste de 505 euros al año para las familias, según la OCU

Si se mantienen los precios actuales de la luz, la OCU advierte que la subida del precio de la energía puede provocar un fuerte impacto económico en las familias españolas. Un coste extra de hasta 505 euros anuales.

La bajada del IVA de la luz al 10% se aprobará este jueves en el Consejo de Ministros

Publicidad

El mes de junio cerró con los precios más caros de la historia. Según informó la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el precio de la energía ha subido un 16% desde el mes de mayo, que ya se caracterizó por ser un mes muy caro. A raíz de la espectacular subida del precio de la luz, la OCU ha solicitado a la CNMC que abra una investigación sobre el aumento del importe de la electricidad en los últimos meses.

¿Qué pasa si se mantienen los precios?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte que con los precios actuales, el incremento del coste de la energía, gas, butano, electricidad y carburantes supondrá un sobrecoste de 505 euros anuales para las familias. De esta forma, el precio de la energía amenaza con una subida general de precios.

Si se tiene en cuenta el incremento interanual, el precio respecto a junio de 2020 se ha casi cuadriplicado, a pesar de que en ese mes España estuvo bajo el primer estado de alarma por el coronavirus, que paralizó muchas actividades y que hizo que se desplomaran los precios del mercado mayorista.

Sin embargo, según la OCU, un hogar medio que en 2020 había pagado un precio por su suministro eléctrico, se ha encontrado con algunas facturas acumuladas durante el primer semestre que han visto su precio disparado. Así, habiendo llegado a la mitad del año, la factura del hogar medio es un 22% más elevada que la del año pasado.

Esto es por tanto, una doble factura, que afecta a los hogares de los consumidores, y que por consiguiente, también lo hace al precio de los diferentes bienes y servicios que están a disposición de los hogares.

La situación en un hogar medio

La OCU estima que para un hogar medio (con 4,6 kilovatios de potencia controlada, un consumo mensual de 292 kilovatios por hora) el recibo de junio será 69,3 euros. La factura se ha visto reducida por el IVA del 21% al 10%, que se aplicará temporalmente hasta llegar al fin de año, mientras los precios mayoristas no sean inferiores a 45 euros/MWh. Aún con el IVA reducido, la factura es un 28,3% más elevada que la de junio de 2020.

Además, según la OCU, la subida del precio de la energía, supone que el consumo familiar tendrá que hacer frente a un sobrecoste de 505 euros al año que generará un fuerte impacto en las economías familiares.

La preocupación de la OCU por tanto, se centra en aquellas familias que apenas disponen de recursos para hacer frente a pagos tan elevados. Por ello, pide medidas al Gobierno para tratar de llevar a cabo cambios para que alivien la situación de los hogares más vulnerables. De esta forma, proponen una mayor accesibilidad al Bono social eléctrico y que ejecuten transferencias del bono térmico, que ya acumulan en algunas comunidades autónomas, retrasos de dos anualidades.