El tráfico en la AP-1 se ha disparado desde que es gratis: en diciembre la usaron más de 26.000 vehículos, un incremento del 60 %. Es la primera de las antiguas autopistas de peaje que a pasado a dominio público tras finalizar la concesión. A finales de año también se levantará la barrera en varios tramos de la AP-7 (Tarragona, Valencia Alicante) y en la AP-4 entre Sevilla y Cádiz.

En el caso de las 9 autopistas rescatadas por el Estado, la reducción del peaje no ha servido de estímulo para su uso. En la radial R-3 Madrid-Arganda bajó un 24 %. No varió prácticamente en la R-5 Madrid-Navalcarnero. Sí se incrementó algo el tráfico en la circunvalación de Alicante y la Madrid-Toledo.