Paros transporte

La sardina desaparece de las lonjas gallegas por el paro de los pescadores

El sector pesquero insiste en que la situación es insostenible ya que los precios del combustible "suponen salir a la mar perdiendo dinero".

Publicidad

Los pescadores también se han sumado a los paros por el precio del combustible. En el puerto de Ribeira, en A Coruña, prácticamente la totalidad de los barcos que se dedican al pescado pequeño, como la sardina o el jurel, están amarrados. Su falta ya se está notando en los mercados.

En plazas de abastos gallegas encontramos pescado, pero “faltan muchas cosas”, nos dice Montse. Ella tiene su puesto en el mercado de Ribeira, localidad coruñesa que cuenta precisamente con una de las lonjas de mayor actividad de Galicia.

“Ayer no hubo subasta y, aunque llegó algo de pescado porque algunos barcos sí que salieron, no hay chincho, ni sardina, ni nada de pescado pequeño”, añade. Ella es de la pocas vendedoras que encontramos. “Algunos ya no vienen porque ya antes de este paro había muchos barcos que habían dejado de ir a la mar”.

El patrón mayor de esta Cofradía de Ribeira, y presidente de la Federación Gallega, José Antonio Pérez, asegura que la situación es insostenible: “Ya veníamos de unos precios difíciles de llevar, pero ahora de 0,50 pasamos a más de 1,50 el litro, eso no hay pesca que lo soporte”.

Algunos de los barcos que hoy vemos amarrados a puerto necesitan unos 2.000 litros de gasoil al día para salir al mar. “Eso supone salir a trabajar perdiendo dinero”, asegura el patrón. Por eso la Federación Nacional de Cofradías, la gallega entre ellas, ha acordado este paro de la flota hasta el miércoles al menos, “hasta que nos reunamos con el ministro Planas y a ver qué sale de ahí, si no habrá que seguir tomando medidas porque no nos dan las cuentas”.

En la lonja, la imagen pone de manifiesto el del seguimiento del paro. “Esto tendría que estar a tope y está completamente vacío”. Así es, en la sala de subastas ni una caja a lo largo de toda la mañana, y los operarios incluso están aprovechando para pintar y arreglar desperfectos. “Apenas salieron un par de arrastreros”. Sin olvidar los problemas de transporte debido al paro de los camiones. Por ello, nos dicen, algo de pescado se venderá en este segundo día de paro del sector, pero nada que ver con lo habitual.

Publicidad