Bruselas

Retrasos en las entregas de coches nuevos, el problema que empezó con la pandemia y continúa con la invasión rusa

El sector automovilístico mantiene la preocupación por esta situación de bloqueo.

Publicidad

Actualmente las esperas para las entregas de vehículos a los clientes si sitúan entre los 6 y los 9 meses de media, hasta un año en el caso de los automóviles tecnológicamente más avanzados. Hoy ha comenzado el Salón del automóvil de Bruselas, después de 2 años de pandemia, y en esa gran exposición ha quedado patente la preocupación del sector por esta situación de bloqueo.

La escasez mundial de semiconductores ha reducido las existencias en el mercado y muchos concesionarios aseguran que se están quedado sin vehículos para vender. A su vez esta situación también está modificando el perfil del comprador, que ahora se interesa más por el tiempo que va a tener que esperar. "Si lo compras hoy tienes que contar en torno a 9 meses", afirman los comerciales.

Escasez de semiconductores y camioneros

A la crisis de los microchips hay que sumar los problemas en la cadena de distribución y la escasez de camioneros. De hecho, según el presidente de la asociación Transportave, José Manuel Peña, en España se ha perdido más del 25% de los camiones portavehículos que había en 2019, pasando de entre 3.400 y 3.500 a poco más de 2.700.

Y esto ha provocado que en los últimos meses se repita la imagen de coches amontonados en los puertos a la espera de ser trasladados a los concesionarios. A finales del pasado diciembre cerca de 15.000 coches quedaron varados en el Puerto de Santander porque las empresas de logística no podían asumir el transporte a distintos países al no haber barcos suficientes.

Para tratar de revertir la situación en febrero Bruselas puso en marcha una ley para garantizar que el 20% de toda la producción mundial de semiconductores se lleve a cabo dentro de la Unión Europea. El objetivo de la medida es que en solo 8 años, el 20% de los chips de todo el mundo se fabriquen en el viejo continente.

Menos demanda, más desempleo

Con demoras que rondan el año, la red de concesionarios está teniendo problemas para mantener las plantillas de trabajadores. Para este año, Faconauto prevé que las matriculaciones aumenten entre un 5% y un 10%. "Con la previsión del 5% será muy difícil mantener el empleo. Si creciera un 10% sí que sería posible", explica la patronal.

Publicidad