Isla energética

¿Qué supondrá la 'isla energética' lograda por Pedro Sánchez en el Consejo Europeo?

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha logrado que Europa permita a España y Portugal ser una especie de isla energética para conseguir bajar el precio del gas y la electricidad.

Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inició hace 10 días una gira por varios países. El objetivo era convencer a los líderes europeos que hay que poner "un tope" al precio del gas. Sin embargo, no ha tenido éxito.

Por ello ha tirado de la segunda opción, la de que Europa permita a España y Portugal ser una especie de isla energética. Sánchez lo ha conseguido aunque con dificultades. Si todo es como parece, esta isla energética supondrá una rebaja en el recibo de la luz. Los líderes de la Unión Europea se han abierto a un compromiso para rebajar el precio de la luz en Europa. Todos ellos comparten el diagnóstico sobre el problema, pero genera dudas las posibles implicaciones de propuestas como fijar un límite a los precios.

Sánchez defendió este jueves que la Unión Europea debe tener en cuenta la "particularidad" de la península Ibérica en materia energética y aceptar que España y Portugal pueden adoptar medidas inmediatas para limitar el precio de la electricidad aunque los demás países no actúen. Subrayó que España es "una isla energética" y tiene una interconexión "mínima con el mercado energético europeo por debajo del 3%". Incidió en que estas "particularidades específicas" hacen que el alza del precio del gas les perjudique más.

Limitar el precio máximo

El plan de Sánchez para España ya aprobado por el Consejo Europeo pasa por limitar un precio máximo para las centrales térmicas de gas natural. Busca que estas centrales oferten a un precio inferior y, después, compensarlas a un precio superior.

Como mucho, en un mes la Península será oficialmente una isla energética. Esto repercutirá en las facturas de la población; se pagaría menos por consumir lo mismo aunque los impuestos se mantendrían igual. "Nosotros pagaríamos menos porque se pagaría al límite marcado, pero luego a las compañías habría que retribuirles el precio al que han pagado en realidad el gas", explica Yolanda Moratilla, profesora de tecnología energética.

Bélgica pide actuar

Uno de los países que más han apoyado a España en sus peticiones es Bélgica, cuyo primer ministro, Alexader De Croo, ha instado a acordar "medidas extraordinarias". Esgrime que los precios actuales "son demasiado altos y no tienen nada que ver con la realidad".

El primer ministro de Letonia, Krisjanis Karins, confía en acercar posturas con países como España y Portugal para bajar el precio. "Estoy seguro de que vamos a empezar quizás con distintos enfoques, pero nos uniremos", ha indicado. También se ha mostrado constructivo el primer ministro eslovaco, Eduard Heger, que ha dicho que ve posible llegar a un acuerdo en este tema.

Publicidad