Los expertos advierten de que cada vez hay más indicativos para temer una recesión económica en Europa. El frenazo a la economía alemana ha hecho temblar a las bolsas europeas. Además, en Estados Unidos el Dow Jones cayó más de un 3%, su mayor desplome en lo que llevamos de año.

De producirse esta recesión en Europa, la primera consecuencia para España sería para las exportaciones, ya que nuestro país tiene una gran dependencia de otros países para vender sus productos. Solo en Alemania, Reino Unido e Italia se vende más de un 25% de todo lo que exportamos. Esto significa que estarían en riesgo unos 73.000 millones de euros.

Además, se notaría en el consumo, especialmente en automoción. España produce muchos componentes para los fabricantes alemanes de vehículos. Más del 10% de todas las exportaciones españolas van a parar al país germano.

Los sueldos y el empleo serían otros de los grandes perjudicados si, como creen los expertos, estamos a las puertas de una nueva recesión global.