Precio de la luz

El precio de la factura de la luz marca este miércoles un nuevo récord alcanzando los 189,9 euros el MWh

Consulta a continuación cuáles van a ser las franjas más caras y cuáles las más baratas en el precio de la luz.

Publicidad

El precio medio de la factura de la luz llega este miércoles, 29 de septiembre, a los189,9 euros el megavatio hora (MWh), con lo que supera el máximo histórico que marcó el 16 de septiembre. Esta cifra se queda a sólo 10 céntimos de la barrera de los 190 euros.

¿Cuáles son las horas más caras?

Los precios de la electricidad oscilarán entre los 208,47 euros que costará el MW/h entre las 21:00 y las 22:00, y los 167,47 euros que se pagarán entre las 4:00 y las 5:00 de la madrugada, según datos del operador del mercado OMIE.

El precio del pool, que se usa para calcular hora por hora la tarifa regulada a la que están acogidos cerca de 11 millones de usuarios, costará 200 euros o más durante seis de las veinticuatro horas de la jornada del jueves.

Los 17 millones de consumidores que contratan su suministro en el mercado eléctrico pagan unos precios que, habitualmente, se revisan con carácter anual y en base a lo que en ese momento indican los mercados a futuros.

¿Por qué es tan cara la luz?

La razón del elevado precio de la luz que actualmente afecta a toda Europa se debe al encarecimiento internacional del gas y el incremento del precio de los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2).

España no es el único país con los precios por las nubes. Por ejemplo, en Italia se va a pagar este miércoles a una media de 218,41 euros; en Reino Unido, 159,16 libras (unos 185 euros); en Alemania, a 133,31 euros; en Francia, a 150,58 euros, y en Portugal, al mismo precio que en España.

Aun así, cada país calcula su tarifa regulada, aquí denominada PVPC, con métodos y referencias diferentes, por lo que el impacto del pool en los precios regulados que pagan los hogares varía según el país.

Lo que si ocurre en toda la Unión Europea es que el precio mayorista de la luz se fija por horas tras casar la oferta de los productores con la demanda prevista por el gestor del sistema, y mediante un sistema marginalista que implica que la última tecnología en entrar (generalmente la más cara) sea la que marque el precio al que serán retribuidas todas las centrales que aporten energía en esa hora.

España ha pedido, sin éxito por ahora, a la Unión Europea que revise el sistema marginalista de fijación de precios para que los consumidores puedan beneficiarse del menor coste de producción de las renovables, o crear una plataforma comunitaria que centralice las compras de gas natural y reducir así la exposición a la volatilidad del precio de este recurso.

Consulta la evolución de su precio en este gráfico

Publicidad