Miramos en Internet y encontramos el anuncio de un lujoso piso de 120 metros cuadrados que se vende por 150.000 euros, según el anuncio está situado en el Paseo de la Castellana, una de las zonas más caras de Madrid. Este piso existe pero el anuncio es una estafa. El piso no está situado en Madrid, las fotos pertenecen a un apartamento de Valencia. El presunto estafador robaba las fotos de ese apartamento para hacerlas pasar por un piso de la capital.

En el anuncio el precio hace sospechar de que algo no es normal. Un piso de estas dimensiones, 120 metros cuadrados, se vendía solo por 150.000 euros o si lo alquilabas al mes te salía por 1.800 euros, una cantidad muy por debajo del precio en esa zona.

La OCU advierte que este tipo de engaños no paran de aumentar por eso aconseja seguir una serie de recomendaciones:

1. Leer las condiciones y las recomendaciones que ofrecen las plataformas de alquiler de alojamiento vacacional.

2. Comparar varios precios y condiciones en distintos portales de Internet. Hay que tener en cuenta que los precios más bajos suelen conllevar una menor flexibilidad y condiciones más estrictas.

3. Desconfiar de alquileres con precios que estén situados por debajo del mercado y de los anuncios que ofrezcan lujos a precios demasiado bajos.

4. Comprobar la veracidad de los anuncios a través de otras fuentes como por ejemplo los comentarios de otros usuarios, mirar en Googles Maps... Si la información no es completa hay que desconfiar.

5. Comunicarse siempre a través de la plataforma y no pagar nunca desde fuera de la página o de la aplicación. Si se obvia al intermediario y se contrata directamente con el propietario, se pierde la garantía y la plataforma no se hará cargo de la reclamación en caso de que exista algún problema.

6. En relación con el anterior apartado, se debe realizar el pago por un medio seguro que proponga la plataforma y que permita dejar un rastro del pago: tarjeta, Paypal o transferencia bancaria. Otro dato que nos puede dar una pista de la fiabilidad del anuncio es comprobar, si se paga por transferencia, que el titular de la cuenta es el mismo que el de la vivienda que se alquila.

7. En los alquileres directos con una persona física, antes de firmar el contrato o hacer la reserva conviene contactar previamente con el anunciante (a ser posible por teléfono) para confirmar su identidad y aclarar cualquier duda

8. No hacer un único pago. Negocia un pago mínimo a la llegada cuando hayas comprobado que todo es correcto.

9. Conservar una copia de la reserva o señal. Y en caso de que se solicite una fianza, detallar claramente el concepto, las condiciones de su aplicación y que se prevea su devolución. Lo ideal es incluir un inventario de las cosas que hay y el estado en el que se encuentran, inventario que debe ser comprobado antes de firmar el contrato.

10. En caso de estafa, denunciar a la plataforma para que retire el anuncio y a la Policía o al Grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civil.