La peste porcina en China está disparando los precios de la carne del cerdo en España. Ya ha subido 1,45 euros el kilo. Esto es debido a que ha subido la demanda china, sus compra en España ha aumentado un 50% respecto al anterior año.

Solo en los tres primeros meses del año las exportaciones de porcino al país asiático ascendieron a más de 127.000 mil toneladas, con una facturación de 192 millones de euros.

La Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) ha trasladado este martes al Ministerio de Agricultura la preocupación del sector y la situación por la que atraviesan las industrias elaboradoras de carne de porcino, como consecuencia de la crisis de la peste porcina africana (PPA) en China y en países del sudeste asiático, lo que ha provocado a una "fuerte agitación" del mercado de la carne de porcino que está afectando a España, según ha informado en un comunicado.

En concreto, el sector ha señalado que se trata de una alteración "sin precedentes que previsiblemente se intensificará durante los próximos años", teniendo en cuenta las dificultades que estos países tendrán para erradicar esta enfermedad "compleja y difícil de combatir".

China representa la mitad de la cabaña mundial porcina y es el destino de un 25% de las exportaciones mundiales de porcino, por lo que la situación creada por la PPA está afectando al propio mercado y al conjunto de la producción mundial.

El presidente de Anice, Alberto Jiménez, ha explicado al secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, que en mayo hubo un aumento global del 50% en las exportaciones de carne a China y se prevé que esos volúmenes puedan seguir creciendo a lo largo del año. Esta enorme demanda de carne de porcino ha aumentado "fuertemente" el precio de la carne de cerdo en el mercado mundial, siendo la UE el principal proveedor de este mercado.

Para Jiménez, el incremento del precio de la carne de porcino representa una media del 50% de los costes de producción de los fabricantes de productos cárnicos y ha puesto el ejemplo de Francia, donde la figura del Mediador de las Relaciones Comerciales Agrícolas ha formulado seis observaciones para todos los actores de la industria porcina, que se podrían extrapolar a España.

Insta a tomar para paliar esta situación

La patronal cárnica ha presentado una serie de propuestas al Departamento para paliar esta situación como la inclusión en el Código de Buenas Prácticas Mercantiles de algunas de las peticiones hechas por el mediador de las Relaciones Comerciales Agrícolas de Francia, como por ejemplo introducir en los contratos una cláusula de revisión del precio de compra, a fin de tener en cuenta la evolución de los costes de las materias primas.

También ha pedido que el Observatorio de la Cadena Alimentaria aborde esta cuestión y favorezca la interlocución entre los agentes de la cadena cárnica. Además, solicita que la Subdirección General de Análisis, Prospectiva y Coordinación siga la evolución del mercado, emitiendo informes regulares que recojan la situación de las cotizaciones, comercio exterior y consumos de la carne de porcino.

Anice considera "necesario" la puesta en marcha de medidas económicas, entre las cuales estarían la apertura de una línea ICO de ayudas a empresas para financiación del circulante, además de impulsar la internacionalización de las industrias cárnicas y el apoyo a las exportaciones de productos de valor añadido, especialmente a países terceros.

Por otro lado, pide diseñar e impulsar, por parte de las unidades de promoción del Ministerio, una campaña de imagen de los elaborados cárnicos, dirigida a fomentar su consumo y mejorar su percepción por los consumidores. Además, de la creación de un comité de seguimiento para tener un conocimiento detallado de la situación y adoptar posibles medidas complementarias.

Agricultura estudia crear un grupo de trabajo

Por su parte, el Ministerio de Agricultura ha reconocido en la reunión que es consciente de la situación y ha manifestado su intenciónde buscar soluciones dentro del Observatorio de la Cadena Alimentaria, donde se plantea la posibilidad de crear un grupo de trabajo con el objetivo de que toda la cadena de valor sea consciente de esta situación.

Además, el Departamento tratará de poner a disposición del sector mecanismos de financiación de circulante y seguir de cerca el tema en los próximos meses por si la evolución requiere adoptar otras medidas.