Publicidad

Restricciones

La ocupación de hoteles durante esta Semana Santa no alcanza ni el 20%

Antes de la pandemia, la ocupación de hoteles y alojamientos era del 80%, ahora esa cifra, con todas las restricciones para evitar la propagación del covid-19, no alcanza ni el 20%. Hay lugares como Asturias donde los hoteles están cerrados, por lo que tampoco se permite el turismo de interior. Madrid, por otro lado, confía en "las reservas de última hora".

La ocupación de alojamientos hosteleros y vacacionales en Semana Santa fue del 80% en 2019, un año antes de la pandemia de coronavirus. Ahora, con las restricciones para evitar la propagación del virus, la ocupación no llega al 20%, incluso hay lugares como Barcelona o Asturias donde la ocupación es todavía más baja, según la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos

En Asturias la ocupación es del 0% porque todos los hoteles están cerrados, una medida que solo está vigente en esta comunidad y que impiden que los habitantes puedan hacer turismo de interior durante esta Semana Santa.

Los hoteles están teniendo perdidas con las restricciones por el covid-19, pero también has otras empresas que en esta época dependen de la Semana Santa: alquiler de vehículos, floristas, peluqueros, artesanos... Se calculan pérdidas del 80%. Sevilla es una de las ciudades más afectadas, el impacto económico se cifra en 400 millones de euros.

Por otro lado, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) confía en que haya "reservas de última hora" para esta Semana Santa en los hoteles de la región, aunque esperan más nivel de ocupación fuera de la capital, en ciudades como Alcalá de Henares y Aranjuez.

Mar de Miguel, vicepresidenta ejecutiva de la asociación, asegura que las restricciones de movilidad impuestas por la pandemia "han cambiado el hábito de los viajeros, que ya no planifican con antelación sino con reservas de última hora".

Es por eso por lo que asegura que no se pueden realizar estimaciones para este puente como en otros años, ya que ahora "se viaja sin planificar, no hay reservas con antelación, pero una vez que llegan al destino muchos prolongan la estancia porque ven que en Madrid pueden salir, ver museos, comprar, cenar fuera".

Publicidad