Hipotecas

Nadia Calviño busca impulsar cambios en la banca para proteger a las familias de la subida de las hipotecas

Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Economía, trabaja con los bancos para que la subida de los tipos de interés no afecte a las familias.

Nadia Calviño

Nadia Calviño Efe

Publicidad

La crisis actual ha disparado la inflación y está afectando especialmente a las familias que ven cómo aumenta el coste de la vida. Sin embargo, otra de las consecuencias que también afecta a los hogares es la subida de los tipos de interés que encarecen las hipotecas.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, ya trabaja con los bancos para que las familias con ingresos bajos y vulnerables en esta situación no se vena afectadas y no corran riesgo de impagos. Lo que pretende la vicepresidenta primera del Gobierno es ampliar el código de buenas prácticas hipotecarias.

"Son muchas las propuestas que se ponen sobre la mesa y vamos a analizarlas para que cuanto antes podamos tener un catálogo de medidas que puedan apoyar a las familias en este contexto de subidas de los tipos de interés", ha explicado la ministra desde Frankfurt. Desde allí, también ha subrayado que se está trabajando "intensamente" en este sentido.

Calviño también ha señalado que debido a las normalizaciones de la política monetaria del BCE no era normal que los tipos de interés fuesen negativos. No obstante, dada la compleja situación la medidas van a ir destinadas a evitar "que se pueda producir algún tipo de riesgo de inestabilidad financiera".

Así es el código de buenas prácticas de la banca

Este código de buenas prácticas lleva en vigor desde 2012 cuando se produjo la peor situación en la anterior crisis financiera. La banca también a trasladado a la ministra medidas como moratorias en los préstamos, congelación de cuotas o facilitar el cambio en las hipotecas.

Para poder acogerse a este protocolo se necesita acreditar que se ganan menos de 24.300 euros al año, que el 50% del sueldo vaya destinado a pagar la hipoteca, así como el empeoramiento de las condiciones de vida para lo que hay que demostrar que lo destinado a pagar la hipoteca se ha multiplicado, al menos, un 1,5 en 4 años. De esta manera, las políticas parecen ir destinadas a flexibilizar algunas de estas estrictas medidas e impedir que sufran una subida de sus costes mayor al 30%.

Publicidad