Registro horario

Multa de 7.500 euros para los autónomos que no cumplan con este registro

El Gobierno modificó en agosto la cuantía de las multas que se contemplan por no cumplir el registro horario.

Un trabajador de la construcción, en una imagen de archivo

Publicidad

El registro horario es una medida que se aplica a todos los trabajadores ya sean autónomos o empleados por cuenta ajena e independientemente de su categoría o grupo profesional, siempre que estén incluidas en el artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores.

La mayoría de las empresas han adaptado su rutina para cumplir con la normativa sin embargo hay sectores en los que todavía a día de hoy no se está llevando a cabo. El presidente de los autónomos ya en sus inicios consideró la medida como "una chapuza" y destacó que "la administración se cree que todos los trabajadores tienen un centro de trabajo, cuando la realidad es que en España hay más de 600.000 empresas que no lo tienen".

El pasado agosto el Gobierno modificó la cuantía de las multas que puede imponer la Inspección de Trabajo a los negocios. Estas sanciones se incluyen en la LISSOS donde se recogen diferentes tipos de infacciones.

  • Las leves que contemplan penas de entre 70 y 750 euros
  • Infracciones graves con una horquilla de entre 626 y 7.500 euros
  • Muy graves con cuantías que alcanzan desde los 6.251 euros a los 225.018

Para obtener el 'ok' en una hipotética inspección de trabajo los autónomos y pequeños negocios con asalariados deben tener en cuenta estos aspectos: tiempos de descanso, disponibilidad, periodicidad, privacidad y conservación de datos.

Existen una serie de colectivos especiales en los que el tiempo de trabajo es necesariamente más flexible que el resto y por ello se les permite saltarse esta nueva norma. Entre las excepciones se incluye a la alta dirección, pero no a los trabajadores que no siendo estrictamente personal de alta dirección, son mandos intermedios, cargos de confianza o con ejercicio de especiales responsabilidades, aunque tengan pactado un régimen de libre disponibilidad del tiempo de trabajo o forme parte de sus obligaciones contractuales su plena disposición horaria para el cumplimiento de su actividad profesional.

Publicidad