Sandías y melones

Publicidad

Nutrición

Los motivos por los que es mejor no comprar melones y sandías cortados en mitades

En verano es habitual encontrar en las fruterías melones y sandías ya cortados en mitades para quienes no desean comprarlos enteros. La nutricionista Beatriz Robles da razones para no elegir los melones y las sandíascortados.

El melón y la sandía son dos frutas muy típicas de la época veraniega y su consumo se dispara estos meses. Además existe la opción de comprar melones y sandías cortados en mitades o cuartos lo que resulta ideal para quienes prefieren comprar menos cantidad por peso o por otras razones. Son alimentos muy saludables aunque hay que tener cuidado con algunos detalles como dónde los compramos, cómo y de qué forma los conservamos.

Algunos nutricionistas aseguran que esta fórmula tiene desventajas.

¿Por qué es mejor comprarlos enteros?

La nutricionista y autora del libro 'Come seguro comiendo de todo', Beatriz Robles, asegura que comprar estas frutas ya cortadas puede ser contraproducente. Primero porque las frutas ya cortadas deben mantenerse refrigeradas. Algo que de no hacerse podría generarnos intoxicaciones.

Explica Robles que al estar cortada la fruta pierde su capa protectora. Algo que facilita que puedan proliferar microorganismos patógenos, que entren o bien directamente en la fruta o a través de los utensilios utilizados por la persona que se ha encargado de cortas estas piezas por la mitad.

O enteras o mantener refrigeradas

La autora del libro da las siguientes soluciones para este problema: “Buscar algún lugar donde al menos estén refrigerados, pedir que lo corten al momento o, sencillamente, optar por piezas enteras.”

La propia autora alerta especialmente del peligro que tiene el consumo de este tipo de piezas de fruta para mujeres embarazadas o personas inmunodeprimidas. Sus organismos tienen menos defensas. Por lo que, contraer la salmonela o la listeria a través del consumo de estos alimentos podría generarles problemas muy graves.

Publicidad