Electricidad

El momento para poner la lavadora ha llegado, el precio de la luz baja este miércoles un 48,7%

El precio medio de la electricidad se sitúa este miércoles en los 108,73 euros, casi a la mitad, pese a que sigue siendo un 295,67% superior que lo que se pagaba hace un año

El precio de la luz se dispara en noviembre alcanzando hoy los 228,84 euros MWh

pixabay El precio de la luz se dispara en noviembre alcanzando hoy los 228,84 euros MWh

Publicidad

Baja el precio de la luz hasta los 108,73 euros este miércoles. Así lo ha confirmado el Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE), que incide en el desplome del coste de la energía este 8 de diciembre en un 48,7%.

Esta caída, ocurrida en un día de festivo nacional, es similar a la producida el pasado domingo cuando el precio de la electricidad en el mercado mayorista bajó más de un 50% en relación al día previo. Ahora bien, tanto un día como otro se volvió a superar la cifra por encima de los 200 euros.

No ocurre así este miércoles, aunque no resta para que en la comparativa interanual el precio de la electricidad sea un 295,67% más alto que hace un año, es decir, cuatro veces más, cuando la luz costó 27,48 euros/MWH. Igualmente, el precio de la luz será este miércoles un 56% menor que hace una semana y un 35,15% que hace un mes.

¿A qué hora puedo o no poner la lavadora?

La cuestión en este punto es cómo afecta esta variación a aquellas personas con la factura de la luz regulada por las horas. Pues bien, el precio máximo se ubicará entre las 20.00 horas y las 21.00 horas, con una cifra de 238,75 euros/MWh, a la par que el precio mínimo se ha situado entre las 05.00 y las 06.00 horas.

Estos precios del 'pool' repercuten directamente en la tarifa regulada –el denominado PVPC–, a la que están acogidos casi 11 millones de consumidores en el país, y sirve de referencia para los otros 17 millones que tienen contratado su suministro en el mercado libre.

El encarecimiento en los últimos meses en el mercado eléctrico se explica, principalmente, por los altos precios del gas en los mercados y de los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2), en máximos históricos en este año.

Publicidad