Primer día de trabajo de un taxista en Madrid, después de 16 días de huelga. Nos hemos subido en un taxi para comprobar cómo es la vuelta. Moisés, dice que: "ha sido duro, pero creo que hemos conseguido algo".

Con dos hijos en casa: "he mal vivido estos días como he podido". Algunos taxistas han perdido entre 2 mil y 2.500 euros y muchos clientes por el malestar de la huelga.

Los otros que conviven con los taxistas son los VTCs. Nos hemos subido con Alfonso que nos ha dicho que la demanda ha subido entre un 35 y un 40%. Los clientes habituales y los nuevos al subirse le dicen: "no vuelvo a coger un taxi en mi vida"