Las cabinas de la clase turista de los aviones están a punto de parecerse a latas de sardina. Esto se debe a que un fabricante de asientos italiano ha presentado un proyecto que consiste en unos nuevos asientos verticales que se usarán en los aviones.

El asiento vertical, parecido a una silla de montar a caballo, se llama 'Skyrider 2.0' y fue presentado por el fabricante Aviointeriors en la Aircraft Interiors Expo 2018, en Hamburgo. Se trata de una versión mejorada de la que se lanzó en el año 2010.

'Skyrider 2.0' tiene más relleno que la versión anterior y montajes más firmes, con postes que conectan cada fila al techo y al suelo. Aviointeriors afirma que su diseño permitirá a los operadores acomodar a un 20% más de personas en cada cabina, ya que el espacio para las piernas disminuirá de alrededor de 71 centímetros a 58.

Según un comunicado recogido por Daily Mail, "el 'Skyrider 2.0' es un asiento innovador y abre la experiencia de viaje a un mercado de pasajeros más amplio, creando también un espacio útil para la introducción de clases mixtas abordadas en el mismo avión". "Su característica principal es la parte inferior original que garantiza una mayor posición vertical del pasajero que permite la instalación del asiento a un paso reducido, mientras se mantiene una comodidad adecuada", señala.

La compañía asegura además que 'Skyrider 2.0' pesa un 50% menos que los asientos turistas estándar y tiene un número reducido de componentes para los costes de mantenimiento. Su reclamo es que este asiento pase a representar "la nueva frontera de los billetes de bajo coste y la experiencia de los pasajeros".