116.010333

Publicidad

Coronavirus

La UE niega presiones de China para modificar un informe que acusaba a Pekín de difundir 'fake news' sobre el coronavirus

Josep Borrell asegura que los servicios que dirige rechazaron cualquier "presión" de China para rebajar su último informe sobre desinformación en torno al coronavirus, que apunta a China o Rusia.

El último informe de la diplomacia comunitaria señala a China como uno de los focos de desinformación sobre el coronavirus. Sin embargo, comunicaciones internas publicadas en la prensa demostrarían que Pekín presionó para que se suavizara el documento.

Josep Borrell reconoce que Pekín sí manifestó su preocupación cuando se enteró del contenido, pero asegura que no dio ninguna orden para cambiar nada, "a mi servicio no le tiembla el pulso al señalar al régimen asiático".

China está en el punto de mira por su papel en esta crisis. Primero por las cifras que dio y ahora por su ofensiva global para imponer su relato, y mejorar su imagen.

El último enfrentamiento ha sido con Australia después de que este país quisiera lanzar una investigación sobre el origen de la pandemia. Pekín les amenaza con boicotear sus productos o incluso vetar que los turistas chinos vuelvan a pisar territorio australiano.

Publicidad