La falta de agua está provocando pérdidas millonarias en el campo. Las asociaciones agrícolas hablan de casi 200 millones de euros. La sequía hace estragos con el cereal en Castilla y León y con los cítricos en la zona de Alicante.

Debido a la escasez de lluvias y el fuerte sol, el campo se está secando. Los agricultores miran con tristeza sus tierras pero poco pueden hacer contra los fenómenos meteorológicos y la escasez de agua.

La sequía está arrasando en los campos de gran parte de España. En Extremadura, el cultivo del olivar se ha reducido un 40% en los últimos cinco meses y la uva ha llegado a reducirse un 50%.

La ganadería también sufre pérdidas que ya rondan los 200 millones de euros, según las asociaciones agrícolas. Los efectos también se han dejado notar en Castilla y León, donde las cosechas de cereales peligran.

Por su parte, en la Comunidad Valenciana está amenazada la campaña de cítricos.

Muchos agricultores se ven obligados a abandonar sus explotaciones. Contra la sequía no pueden luchar y por eso lanzan una petición de ayuda a las administraciones.