Vicente es pastor y sus ovejas duermen en el campo para limpiar los bosques, pero las balsas de agua donde beben las ovejas se están secando "estas balsas ya van mermando y estamos a mediados de julio, cuando llegue septiembre las balsas se han secado", afirma un agricultor.

La situación en algunos lugares de España es dramática para los agricultores que también se quejan de la sequía: "no llueve nada y por contra tampoco podemos sacar agua del subsuelo, ni cae agua ni podemos subirla". "En resumen, abandono de las tierras y más despoblación", afirma un agricultor.

Uno de los cultivos más afectados por la sequía es el girasol, un cultivo emblemático en la provincia de Cuenca. Aunque los agricultores afirman que los girasoles no tienen ni talla ni tamaño que sea rentable y creen que se puede perder la mitad de la cosecha de girasol de toda la provincia de Cuenca.