El ingeniero Ivan Sutherland, que revolucionó la interacción entre humanos y ordenadores con la creación de los gráficos e impulsó el campo de la realidad virtual, ha sido galardonado este martes con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento de Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Gracias a su trabajo las personas pueden utilizar un ordenador de manera intuitiva y no con complejos comandos escritos a mano: "Todas las personas que hoy utilizan un ordenador o un teléfono inteligente se benefician de su visión y contribuciones", ha señalado hoy el presidente del jurado, Joos Vandewalle, durante el anuncio del nombre del premiado, cuyo galardón está dotado con 400.000 euros. Sutherland (Nebraska, Estados Unidos, 1938) actualmente profesor en la Universidad de Portland, creó en los sesenta el Sketchpad, un programa que permitía dibujar imágenes en una pantalla e interactuar con el ordenador a través de dibujos o iconos, lo que hoy se conoce con el nombre de "Interfaz Persona Ordenador (IPO)".

Este programa es el precursor de las actuales interfaces gráficas, desde el sistema de ventanas ideado por Apple hasta los iconos de las aplicaciones móviles. "Siempre quise hacer dibujos, pero nunca tuve la habilidad para ello (...) me gustaba dibujar limpiamente y el ordenador me lo permitía", dijo durante el anuncio del premio en una videoconferencia.

Por eso cuando tuvo acceso por primera vez al TX-2, el mayor ordenador del mundo de la época -que ocupaba toda una habitación-, se dedicó durante "horas y horas" a dibujar y desarrolló Sketchpad. "No tenía ni idea de dónde me llevaría, lo hice porque era interesante para mí", explicó el premiado, para quien el leitmotiv de su carrera ha sido "hacer lo que le interesaba" y pasarlo bien.

Por eso, ha recomendado a los jóvenes que hagan justo eso, "lo que les interese" y se lo pasen bien, luego vendrá "la aplicación" de sus investigaciones. Además de su revolución al mundo de los gráficos, el trabajo de Sutherland también ha inspirado la mayoría de sistemas actuales de realidad virtual y aumentada.

En la década de los sesenta creó, junto a un grupo de estudiantes el primer casco de realidad virtual, conocido como "La espada de Damocles", que permitía ver imágenes de tres dimensiones. Sistemas actuales de realidad virtual y aumentada como HoloLens, Rift o Vive se inspiraron en este primer dispositivo, aunque el ingeniero estadounidense no vio entonces la gran trascendencia que su invento tendría. Pensaba que tendría interesantes aplicaciones en el mundo de la medicina, la arquitectura y otros campos, aunque una de sus más importantes aplicaciones ha sido en los videojuegos.

"Cada generación tiene derecho a divertirse, el placer colectivo ha supuesto grandes avances para la humanidad", ha señalado preguntado por los riesgos de adicción a este tipo de entretenimiento. ¿Cómo serán las interacción entre ordenadores y humanos, y hasta dónde llegará la realidad virtual en el futuro?. "Mi bola no funciona, pero o hacemos cosas que interese a la gente o (los avances) no triunfarán", ha argumentado. Durante su carrera, Sutherland ha dado clases y desarrollado investigaciones en las universidades de Harvard, Utah, el MIT, el Imperial College de Londres y Berkeley.

Es fundador de varias compañías, titular de 75 patentes, consultor del Gobierno estadounidense y entre sus discípulos se encuentran fundadores de Pixar, Netscape, Silicon Graphics o Adobe. Pese a su avanzada edad, continuará dedicado a la investigación y junto a los jóvenes: "Las personas jóvenes son maravillosas: no saben lo que no se puede hacer, así que van y lo hacen". El premio será entregado en una ceremonia en Madrid en junio.