El consumo energético aumenta un 28% en los hogares españoles durante la pandemia

Publicidad

IPC

El IPC recupera en diciembre hasta un -0,5% debido a la subida del precio de la electricidad

El Índice de Precios de Consumo, IPC, presenta un cierre de año con una caída del -0,5% interanual, un descenso más moderado que en jornadas anteriores. Sin embargo, este desplome supone el noveno mes consecutivo de caídas durante el 2020, especialmente provocado por la pandemia del coronavirus.

El encarecimiento de la electricidad y el carburante ha provocado que la caída del IPC sea más moderada que sus predecesoras. Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística prevé que el Índice de Precios de Consumo se sitúe, en el cierre del año, en un -0,5% interanual, tres décimas por debajo de la de noviembre.

En caso de que estos datos se confirmaran el próximo 15 de enero, el IPC acumularía nueve meses de descenso consecutivo, un cierre muy lejano a los incrementos de años anteriores: en 2019 se detectó una subida del 0,8%, mientras que en 2018 fue del 1,2%; en 2017, del 1,1%; y en 2016, del 1,6%.

Estos descensos acumulados del IPC se deben al detonante de la pandemia de coronavirus el pasado marzo en España.

A principios de año, el Índice de Consumo se situaba en el 1,1%. Con la declaración del estado de alarma en el tercer mes de 2020, su variación se aplanó, hasta que finalmente vivió un desplome del -0,9% en mayo de 2020, durante las fases de la desescalada.

Los altibajos siguieron presentes a lo largo del año, incluso moderándose, hasta que la segunda ola de coronavirus dinamitó el IPC con unas caídas de -0,8 por ciento en octubre y noviembre, informa EFE.

¿Qué es el IPC?

El Índice de Precios de Consumo, tal y como traducen sus siglas, es un indicador utilizado para medir la variación de los precios de bienes y servicios en un lugar y un periodo de tiempo concretos. Es decir, nos indica si los precios de los productos que consumimos suben o bajan mes a mes.

Para calcularlo, se seleccionan productos concretos relacionados a los que consumiría una familia, como son la alimentación, el calzado y textil, la electricidad, el menaje, transportes u otros bienes servicios.

A continuación, se realiza un seguimiento de los precios durante un corto tiempo, normalmente mensual, para llevar a cabo el consecuente balance. En España, el organismo encargado de esta materia es el INE, el Instituto Nacional de Estadística.

Publicidad