La Comisión Europea ha abierto una investigación en profundidad para evaluar si el plan de España de conceder ayudas públicas por un importe de 20,7 millones EUR a PSA para invertir en su fábrica de automóviles existente en Vigo (España) se ajusta a las normas de la UE sobre ayudas estatales de finalidad regional.

La comisaria Margrethe Vestager, responsable de la política de competencia, ha declarado: «La inversión pública es importante para fomentar el crecimiento económico de las regiones desfavorecidas en Europa. No obstante, debemos evitar las competiciones perjudiciales entre los Estados miembros. La Comisión investigará meticulosamente si las ayudas previstas de España son realmente necesarias para que Peugeot invierta en procesos de producción verdaderamente innovadores en Vigo y si van a desarrollar la región sin falsear indebidamente la competencia o ir detrimento de la cohesión en la UE».

PSA es un gran grupo del sector del automóvil. Está invirtiendo alrededor de 500 millones de euros en nuevas líneas de producción para lanzar nuevos vehículos y en mejoras del proceso productivo en la fábrica existente de Peugeot Citroën Automóviles España en Vigo.

El trabajo en los nuevos procesos y líneas de producción empezó en abril de 2015. En noviembre de 2017, España notificó a la Comisión su intención de conceder ayudas públicas al proyecto por un importe de 20,7 millones de euros.