NÚMEROS DE BOTELLAS EN 2012

Las instituciones europeas cuentan con una bodega con 42.000 botellas de vino

La Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea destinan cada año una parte de su presupuesto para adquirir vinos y otras bebidas espirituosas para los compromisos oficiales como las cenas de Estado. La mayoría de los caldos que tiene Bruselas son tintos, le siguen los espumosos y los blancos. El Consejo de la UE reveló que la botella más cara cuesta 38 euros y la más barata cuatro.

Bodegas

Publicidad

NÚMEROS DE BOTELLAS EN 2012

Las instituciones europeas cuentan con una bodega con 42.000 botellas de vino

La Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea destinan cada año una parte de su presupuesto para adquirir vinos y otras bebidas espirituosas para los compromisos oficiales como las cenas de Estado. La mayoría de los caldos que tiene Bruselas son tintos, le siguen los espumosos y los blancos. El Consejo de la UE reveló que la botella más cara cuesta 38 euros y la más barata cuatro.

La Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea destinan cada año una parte de su presupuesto a adquirir vinos y otras bebidas espirituosas con las que regar compromisos oficiales como cenas de Estado y comidas de trabajo, hasta el punto que sus bodegas suman en 2012 un total de 42.700 botellas de vino y 1.970 de otros licores.

Las cifras las han dado a conocer las propias instituciones en respuesta a las preguntas parlamentarias del eurodiputado austríaco Martin Ehrenhauser, del grupo de los no inscritos, que ha querido saber cuánto destinan cada año las arcas comunitarias a este propósito.

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Administración, Maros Sefcovic, revela en su respuesta al eurodiputado que la bodega del Ejecutivo comunitario cuenta con 15.566 botellas de vino y otras 935 de licores, con un valor total de 260.000 euros, unos 15 euros por botella.

Bruselas ha gastado este año 36.000 euros en vinos y 2.300 en licores

La mayoría de los caldos que conserva Bruselas son tintos, en concreto un 68,5 %, y le siguen los espumosos (21,5 %) y los blancos (10%). Con todo, el vicepresidente comunitario aclara que el vino más caro en la bodega es de 48,9 euros y el licor, 55,77 euros. La botella de vino más barata, por el contrario, apenas costó 2,78 euros.

En total, Bruselas ha gastado este año 36.000 euros en vinos y 2.300 euros en licores, según Sefcovic, quien solo revela los datos de este año y advierte de que no va a investigar el gasto de años anteriores porque "hay otras prioridades".

Por su parte, el Consejo de la Unión Europea cuenta con una bodega algo más rica en número, de 27.233 botellas de vino y 1.035 de otras bebidas espirituosas, que ha ido formando desde la década de los setenta.

En su respuesta al eurodiputado, el Consejo explica que sus caldos corresponden a cosechas de entre 1990 y 2010. También los tintos son los vinos más populares en la institución que reúne a los gobiernos y suman el 73% de las botellas, seguido del 24% de blancos y solo un 3% de espumosos.

La bodega de los Veintisiete se ha formado con vinos jóvenes directamente comprados a mayoristas y productores, con el objetivo de dejarlos madurar después, pero la institución ha evitado valorar el precio del total porque, según argumenta, no están en venta.

Lo que sí revela el Consejo es que la botella de vino más cara que posee es de 38 euros y la más barata, de 4. En cuanto al resto de bebidas alcohólicas, la botella más cara es de 25 euros y la más barata costó 5.

El eurodiputado no se ha interesado en sus preguntas por la bodega de la Eurocámara, por lo que las instituciones no ofrecen datos sobre ella.

Publicidad

Continúan las protestas de las trabajadoras de ayuda a domicilio: "Queremos salarios que nos permitan tener una vida decente"

Continúan las protestas de las trabajadoras de ayuda a domicilio: "Queremos salarios que nos permitan tener una vida decente"

Llevan cinco días de paros en Ciudad Real y aseguran que, si la patronal no se sienta a la mesa para negociar "un convenio digno", irán a la huelga indefinida. Más de 7.000 personas mayores podrían quedarse sin asistencia.

Los empresarios madrileños piden que las cuarentenas se reduzcan a 4 días

Los empresarios madrileños piden que las cuarentenas se reduzcan a 4 días

La avalancha de bajas laborales causada por los contagios de la nueva variante ómicron ha llevado a la patronal madrileña CEIM a pedir que las cuarentenas para los enfermos covid-19 asintomáticos se reduzcan de siete a cuatro días. Miguel Garrido, presidente de CEIM, plantea que se habilite a las mutuas para facilitar las gestiones y no colapsar la atención primaria.