La tasa anual del índice de precios al consumo (IPC) disminuyó en junio en todas las comunidades autónomas respecto al mes de mayo, si bien los mayores descensos se produjeron en Cantabria y Castilla y León, con bajadas de seis décimas.

Según el Instituto Nacional de Estadística, el IPC se situó en el 0,4 por ciento anual en junio, una tasa cuatro décimas inferior a la de mayo y la más baja desde septiembre de 2016, debido al impacto del precio de la energía.

Por comunidades autónomas, además de Cantabria y Castilla y León, los mayores descensos se dieron en Extremadura, Galicia, Murcia, Castilla-La Mancha y Comunidad Valenciana, con retrocesos de cinco décimas. Por contra, Canarias y País Vasco son las autonomías cuya tasa anual registró el menor descenso, dos décimas respecto al mes anterior.

En tasa mensual, los precios bajaron en doce autonomías, se mantuvieron estables en Baleares, Cataluña, Navarra y País Vasco, y solo subieron en Canarias, una décima. En Ceuta, los precios bajaron un 0,4 por ciento en junio mientras que subieron en Melilla, el 0,1 por ciento. En lo que va de año, los precios se mantuvieron en tasa positiva en todas las autonomías salvo Canarias, con una tasa negativa del 0,2 por ciento.