Placas solares

El incremento del precio de la luz reduce a la mitad el tiempo de amortización de una instalación de placas solares

¿Cuántos años se tarda de media en amortizar la instalación de placas solares? El fuerte incremento en el precio de la luz ha cambiado de forma drástica el tiempo necesario para amortizar este tipo de instalación.

Vista general de unas placas solares sobre una vivienda

Vista general de unas placas solares sobre una vivienda Efe

Publicidad

La instalación de placas solares es una de las soluciones para tratar de combatir el fuerte incremento de la luz en los últimos meses. La Unión Europea se enfrenta a un complicado invierno ante las fuertes subidas en el precio del gas y la electricidad.

Con ese panorama, la instalación de placas solares se ha convertido en una solución de autoconsumo energético y una forma de ahorra. Y es que pese a la inversión inicial (sobre los 7.000 euros), el coste de la instalación se amortiza a día de hoy en unos cinco años, la mitad de tiempo que costaba reingresar esa inversión inicial hace unos meses, según informa el presidente de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones de España (FENIE), Miguel Ángel Gómez. Además, la factura de la luz se reduce, según cálculos de la FENIE, a la mitad.

El periodo medio en el que se amortiza la instalación de las placas solares en los hogares, que "hace unos años rondaba los nueve o diez años" y "ahora ronda los cinco años de media", explica Miguel Ángel Gómez.

"Una instalación fotovoltaica repercute positivamente en el cliente y, por ende, en toda la población, al ser una energía 100% limpia", añade el director de EDP Solar, Gabriel Nebreda.

Según sus datos, el autoconsumo permite un ahorro por hogar cercano al 50% en la factura final, llegando incluso a un 9% de reducción en el consumo de energía y por lo tanto en su precio.

Las instalaciones de placas solares casi se duplican en España en un año

Las previsiones para finales de 2022 son que se hayan instalado hasta 2.000 megavatios (MW) nuevos de autoconsumo, frente a los 1.200 MW de 2021, según datos de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), que considera factible llegar a los 15.000 MW instalados en 2030.

"El primer beneficio de autoconsumir puede ser perfectamente rebajar la factura eléctrica de 100 a 70 euros", estima Carlos Codina, que en las redes se conoce como El Grinch Energético y que se ha convertido en un portavoz de los reclamos de los miles de particulares que ya cuentan con instalaciones particulares.

En cada hogar el consumo varía, pero la instalación de placas solares para una vivienda unifamiliar con una factura de la luz de 80 euros es de 8 paneles solares, con una potencia de 3,6 kilovatios (KW) y un precio que ronda los 7.000 euros, según datos de EDP.

Gracias a las ayudas de los fondos Next Generation EU, las bonificaciones en el IBI o las deducciones en el IRPF, un consumidor medio podría ahorrarse casi un 40 % del coste de la instalación fotovoltaica.

"Hasta el momento hay 160.000 personas y empresas que han solicitado las ayudas del Gobierno, gestionadas por las comunidades autónomas", añade el director general de la UNEF, José Donoso, que considera que, en un año y medio, aproximadamente, se podrán superar las 250.000 instalaciones gracias a los fondos de recuperación.

Desde la firma emovili (empresa de eficiencia energética basada en la movilidad) aseguran que el 17% de las instalaciones que se han desplegado este año en España -cuya vida útil suele rondar los 25 años, según FENIE- incluyen baterías que permiten almacenar la energía generada y no consumida en el momento.

Se espera que el año que viene superen el 22%, ya que los consumidores quieren acumular los excedentes para usarlos en los momentos que no haya sol, en lugar de verterlos al sistema.

En consecuencia, grandes compañías energéticas como Iberdrola, Naturgy o Fenosa están viendo cómo el vertido de excedentes a la red por parte de los consumidores está disminuyendo, según advierte el presidente de FENIE, que vaticina que "articularán una serie de mecanismos para que se generen las menores pérdidas posibles".

Es decir, "las empresas energéticas tendrán que competir en el mercado y desarrollar proyectos de autoconsumo", explica José Donoso.

El director general de la UNEF estima que en "el conjunto del territorio español" las instalaciones fotovoltaicas "asciende a más de 500 millones de hectáreas, de las que una gran parte está disponible y podría utilizarse para aumentar la implementación de energía solar".

Publicidad