Desde 2012, cerca de 30.000 profesores de escuelas públicas han perdido su puesto de empleo. Un cifra que no deja indiferente a nadie, ya que los centros escolares constituyen el pilar de la base educativa de nuestro país.

Los recortes en educación pública ha provocado que maestros y maestras tengan que abandonar su vocación por falta de medidas administrativas. Pero el problema no sólo afecta a la docencia, también afecta a las personas encargadas de mantener limpias las aulas.

En Valencia, las limpiadoras de los institutos siguen huelga debido a la falta de acuerdos. Los propios profesores tienen que limpiar ellos mismos las aulas para poder dar clase de una manera digna y de calidad. Algunos incluso optan por dar clase en el patio del centro.