Una mochila, una tablet y alguien dispuesto a cargarlo a sus espaldas. Quienes lo hacen son los 'hikers', que en castellano significa 'senderista', y pueden ganar entre 100 y 150 euros al mes.

Se mueven por la ciudad, en sus trayectos habituales, pero su macuto muestra publicidad a quien camina cerca de ellos. "Al principio me daba un poco de verguenza incluso gente me ha hecho fotos", cuenta una de las jóvenes participantes en este negocio.

Incluye una cámara con un software de reconocimiento de miradas, por lo que en todo momento se tiene control de cuánta gente lo ha visto. La han creado tres ingenieros de entre 21 y 26 años, que pretenden expandir el modelo, con unos 500 'hikers' en Madrid e iniciarlo en otras grandes ciudades.